Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

jueves, 22 de abril de 2010

DROIDS ATTACK - Must Destroy (2010)

Tiempo llevaba degustando este discazo, pero por mil razones no había tenido la ocasión de subirlo y comentarlo en el blog. Desde luego no era por falta de ganas, porque la verdad que me parece un grandísimo álbum, con unos riffs capaz de derrumbar las paredes de tu casa mientras te hacen mover las greñas como un poseso. Droids Attack es un trío de Madison y este Must Destroy es ya su tercer larga duración, que se suma a dos demos y un split junto a Imperial Battlesnake. Son los norteamericanos un grupo muy especial, que desde el primer momento se ganaron mi cariño en base a una propuesta y actitud muy peculiares, en la que el stoner, el punk y unas altas dosis de sentido del humor se fusionan de tal manera que hacen de Droids Attack un grupo con personalidad propia. Uno de los elementos que más les caracteriza es Robo, su mascota-robot que aparece en todos sus álbumes y que incluso hace apariciones en directo para causar el terror y el descojone entre el personal. Sin embargo, no por ello hay que minusvalorar su música, porque la banda es capaz de denucarte a base de riffs tremendos y una actitud a prueba de bombas. Su primer álbum, All Your Chicks Are Belong To Us (2004, Crustacean Records) fue elegido mejor disco de punk del año por la Madison Area Music Award. Su continuación, Fatal/Error (2006, Crustacean Records) recogió numerosos halagos por parte de la crítica rockera internacional (Stonerrock.com, Hellridemusic.com, Mindovermetal.com...). Así que los cuatro años de espera que hemos tenido que aguantar para que viera la luz Must Destroy no habían hecho más que incrementar las expectativas.

Pues bien, el álbum está aquí, y todos podemos alegrarnos, porque estos tres locos han facturado su mejor trabajo hasta la época. Y es que los cabrones han pulido defectos y ensalzado virtudes de manera magistral, dando como resultado una de las mejores colecciones de riffs del año, y un disco tremendo y compacto como el granito. Efectivamente, Must Destroy es una andanada guitarrera que puede desnucarte si te descuidas, y que hará las delicias de todo amante de Black Sabbath y el stoner en general que se precie. Además, en el aspecto vocal han llevado a cabo una evolución muy lógica, y Brad Van (guitarra, voz) ha dejado atrás su registro más cercano al sludge de discos anteriores para aclarar sus cuerdas vocales y adquirir una tonalidad más rockera, aunque siga pareciendo que se ha fumado diez porracos a palo seco regados con media botella de bourbon. Aquí no se toman prisioneros, y armados con lo mejor del metal, el sludge, el punk, el blues y el stoner, Droids Attack se lanzan desde sus trincheras con un machete roñoso en una mano, un canuto en la otra y riendo como maníacos ante la inminente carnicería. Porque como ya he dicho, el humor pinta mucho aquí, y sólo hay que leer los títulos de algunos temas para darse cuenta. Ahí esta la inicial Unforgiven IV (titulaco,jajaja), toda una rocosa intro con una masividad canábica que recuerda mucho a los enormes Bongzilla (con los cuales ha tocado el bajista Nate Bush) para cerciorarlo. No menos risivo es el título del segundo corte, The Great Wall Of 'Gina' (jajajaj, que decir...), aunque musicalmente estemos ante uno de los pepinazos rockeros más grandes que servidor ha tenido el placer de paladear en mucho tiempo. No llega a tres minutos, pero la fusión perfecta que Droids Attack hacen de lo mejor de High On Fire junto a unos riffs blueseros perfectos hacen del tema un auténtico hit. Blueshammer muestra a la perfección la evolución de la banda: un Brad Van con una voz enorme, riffs matadores y un órgano que sumado a un más que visible jugueteo con la psicodelia completan otro auténtico torpedo directo a tu línea de flotación. En la misma línea se mueve The Arcade Bully, uniendo la inmediatez del rock más primario a unos matices psicodélicos geniales. A continuación nos enfrentamos a los casi 7 minutos de la canción que da título al disco, y ahí ya es para ir de rodillas hasta Madison a pedir que el trío me adopte intentando mientras tanto que Robo no me descuartice. Un auténtico temón, lento como el cerebro de un porreta pero firme como el pene de un adolescente en una orgía lésbica. Las similitudes con Clutch aquí son más que evidentes, pero no caigo en la herejía (Clutch molan un huevo, y son casi sagrados...) si aseguro que las huestes de Neil Fallon tendrían que sudar mucho para parir algo al nivel de Must Destroy. Las raíces punks del grupo comienzan a ser visibles con The Crisis In The City, una canción a todo trapo que sacrifica los riffs gordos por la velocidad, pero que aún así no desentona para nada en el conjunto, y que sería ideal para conducir a todo trapo huyendo de los maderos a tiro limpio. El mismo tono, aunque con mucho mas feeling rockero, es el que tiene Koko Beware (jajaja, si, premio, el Koko Beware de Pressing Catch...). Otro punto álgido nos llega con Canadian Death Bus. Blues desorbitante, guitarras de otro planeta, psicodelia setentera, la voz de nuevo perfecta, poco más que añadir aparte de una reverencia. Cierra el álbum Astro Gilder, de nuevo un temón himno para que al terminar el metraje del mismo, uno se encuentre desmelenado y haciendo air guitar como un verdadero poseso. Si te molan a partes iguales Black Sabbath, Bongzilla, Clutch y los Melvins, Droids Attack te van a hacer correr del gusto.

Discazo de rock. Muy difícil lo veo para que no se convierta en el álbum de stoner del año. Porque lo tiene todo para serlo. Riffs enormes, temas imbatibles y una actitud a prueba de bombas. Y además te ríes un rato. No se puede pedir nada más.

Nota: 9/10

DROIDS ATTACK - Must Destroy


Y de regalo, porque me siento hoy así de gentil, el anterior álbum de los norteamericanos. Se trata de Fatal/Error, y os aseguro que os vendrá muy bien cuando al acabar de escuchar Must Destroy os queden unas ganacas enormes de seguir escuchando a estos tíos. No es tan redondo como éste, pero aún así se pule al 90% de bandas rockeras a base de unos riffs bestiales. Y además le dedican una canción a nuestro héroe de acción acartonado favorito (con el perdón del gran Chuck...), Steven Seagal!!.

5 comentarios:

Alexcore dijo...

Cuestabajo los dos del tironaco, muchas gracias por seguir descubriéndonos bandas tan grandes y tan desconocidas para el gran público, crack...

Magli dijo...

hastia! bajando
por lo que dices parecen muy apetecibles

Karba dijo...

Esto suena a miel para mis oídos, y además con ese rollo retro-cachondo. Empiezo por Must Destroy.

Se agradece la recomendación, una vez más.

ferceuve dijo...

Grandioso disco!!! Ya habia escuchado el Fatal/Error y habia ganas de mas!! Pura tralla de principio a fin. \m/

Soulkiller dijo...

Pues la verdad es que me entusiasma más el Fatal/Error, pero Must Destroy no deja de ser un discazo del copón.

Un saludo.