Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

miércoles, 26 de enero de 2011

THE BODY - All The Waters Of The Earth Turn To Blood (2010)



Hace tres semanas, olfateando por la web de Relapse, descubrí una oferta del 20% en todos los discos que la revista norteamericana Decibel había incluido como los 40 mejores álbumes de 2010. Revisando dicha lista (que está bastante bien, todo hay que decirlo), me fijé en un par de nombres a los que no tenía controlados para nada, y uno de ellos llamó bastante mi atención, tanto por su inquietante portada como por lo que leí acerca del grupo en la red. The Body se llamaban, y tenían dividida a la crítica entre los que les encumbraban como genios y los que directamente les tildaban de estafadores. Ni que decir tiene que me lo pillé instantáneamente (me encantan este tipo de grupos que polarizan opiniones, y por 9$ el riesgo tampoco era excesivo) y fue el primer disco que escuché de todos los que me llegaron de aquel pedido. Antes de desarrollar mi impresión acerca de su trabajo, y para contextualizar un poco el asunto, decir que The Body es un dúo proveniente de Rhode Island, compuesto por dos pedazos de rednecks barbudos que responden a los nombres de Lee Buford (batería) y Chip King (guitarra) y que a tenor por lo visto en sus fotos de myspace, son grandes amantes de los fusiles de asalto. Formados en 2005, All The Waters Of The Earth Turn To Blood es su segundo álbum, y el que les ha colocado en el punto de mira del panorama metálico, para bien (muy bien) y para mal (hay criticas despedazadoras). En mi opinión no es muy conveniente meterse mucho con ellos, pues tienen pinta de ser capaces de cruzar el Atlántico en una destartalada chalupa, presentarse en tu casa, violar a tu animal de compañía y descuartizarte con un machete roñoso, para acto seguido volverse al agujero del que provienen a disparar a cualquier dominguero que ose acercarse a su propiedad. Pero bueno, allá cada cual...


Ahora viene cuando la matan, porque definir la música de The Body se antoja realmente complicado. Por  todo lo que rodea a estos dos tíos, uno podría esperar un ataque furibundo de sludge rabioso, y no voy a negar que algo de eso hay, pero es sólo una fracción de lo expuesto en All The Waters... En muchos sentidos, y aunque parezca sorprendente, el álbum es uno de los ejercicios de experimentación sonora más arriesgados y extremos con el que jamás me haya enfrentado. Porque la mezcla de drone, sludge, noise, ambient e incluso gospel que compone este trabajo os aseguro que no la podréis asociar a ninguna otra propuesta. Sorpresa tras sorpresa, Buford y King dejan bien claro que la etiqueta de doom metal se les queda pequeña para la colosal tarea que se habían impuesto en la composición del álbum. Hasta 32 músicos intervienen en el mismo, incluyendo los 13 miembros al completo de un coro gospel, teclistas, saxofonistas, programadores y violinistas. No esperéis por estos datos un preciosista viaje sensorial de belleza ambient, porque os llevaréis un disgusto, ya que todos estos recursos son pervertidos y distorsionados por una muralla de ruidismo enfermizo dirigida a roer tu alma con lija, hasta dejarla literalmente exhausta. Empiezan pillándote a contrapié con esa obertura llamada A Body, en la que durante 7 minutos un angelical coro femenino adormecerá todos tus sentidos, una especie de anestesia espiritual que no logra paliar los severos daños que tu sistema nervioso sufrirá cuando esa placidez se vea rota repentinamente por un tramo final que arde como napalm puro en tu cerebro. De ahí en adelante, todo lo que te espera es un ataque frontal a todos los esquemas preestablecidos que pudieras tener no sólo sobre el álbum, sino sobre la música en general. Violines que danzan entre aullidos de demencia extrema, preciosas voces corales que mueren en mares de ruidismo criminal, y una sensación general de que estás viviendo algo muy doloroso, pero único. Caminando  por esa fina línea que separa la genialidad del despropósito, es imposible negar la valentía y voluntad transgresora del dúo norteamericano, a la vez que uno entiende la disparidad de opiniones respecto a su propuesta. Me atrevo a afirmar que al amante del doom y el sludge más aventureros (entre los que me cuento) esto es poco menos que miel para sus oidos, no tanto para los que se adscriban a los conceptos musicales más ortodoxos, que pueden salir doloridos, desorientados o cabreados (o todo a la vez). Yo sólo puedo decir que doy gracias a Satán porque existan bandas como The Body, con la valentía y el talento suficientes de romper con todos los esquemas y encarar el horizonte con la certeza firme de que no todo está inventado.


El legado de Eyehategod y Sunn O))) llevado a un nuevo nivel. Un trabajo único, impregnado a partes iguales de genialidad y locura. Como todas las grandes obras en la historia.

PD: el ripeo es de alta calidad y transformado directamente del LP especial en formato doble vinilo, así que a disfrutar de ese mítico crepitar en la comodidad del reproductor digital!

Nota: 9,75/10


11 comentarios:

J.M.B. dijo...

Gracias por esta reseña! Estoy detrás de este disco y no me etrevía a lanzarme a por él.

Saludos

Cthulhu dijo...

Si, eh? Pues láncese, láncese, que es todo una experiencia, eso se lo aseguro!!

Un saludo crack!

elcuencodelosmeses dijo...

Hostia tío, enhorabuena por el peazo descubrimiento que me has hecho. Ahora mismo me pongo con él!

Magli dijo...

para digerir este disco hay que tener un oido y una paciencia de los fuertes

Cthulhu dijo...

jajajaja razón no te falta, Magli, aunque he de decir que a mí me ganó desde la primera escucha.

Un saludo!!

Zalakajin dijo...

Me ha encantado el disco >__<. Gracias por la recomendación. Me flipan estas fusiones.

Saludos!

Luis dijo...

Asi, pintado es imposible, pero imposible no darle al menos una escucha. 9,75 sobre 10 es motivo mas que suficiente. Gracias Cthulu por el curro que te das. \m/

Dieguex dijo...

Cthulhu, gracias por la recomendación.

Me encanto tu reseña, muy buena y creo que en una frase defines lo que es este discote, "...estos recursos son pervertidos y distorsionados por una muralla de ruidismo enfermizo dirigida a roer tu alma con lija, hasta dejarla literalmente exhausta...". Realmente eso es este disco.

Como de costumbre, la musica y el arte en general, es cuestion de gustos, por suerte haya pra todos, a mi en lo particular este disco me entro a la primera... a darle duro!!!

Un saludos desde el Abismo!!!

Forevcult dijo...

Grandioso descubrimiento.
Desde la primera escucha engancha, ¡y no te suelta!

GRACIAS.

Anónimo dijo...

ESTO ES UNA PUTA OBRA MAESTRA!!! Y EL QUE NO ESCUCHE NI LE GUSTE ESTA BANDA, ACABARA DESCUARTIZADO CON EL CANTO DEL TABLERO DEL JUEGO DE MESA "JUEGOS REUNIDOS" (UNA MUERTE HORRIBLE PR CIERTO) ASI QUE A EXTENDER LA PLAGA!!!!
ELFO_RENSE

Cthulhu dijo...

Jajajaja Elfo, eres un grande. Toda la razón, discazo!