Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

lunes, 25 de abril de 2011

ORCHID - Capricorn (2011)

 


Vaya final de mes más grandioso que estamos teniendo, señores. Entre el acojonante debut de Arenna para Nasoni Records (pronto en ECOS DE R'LYEH!) y el tercer largo de los psicodélicos Tlön, mi yo rockero está dando palmas de puro gozo. Para celebrarlo, traigo un disco que ya tiene unos meses pero que por diversas razones no había podido subir antes a mi humilde morada. Error imperdonable, porque estamos ante un candidato muy serio para mejor disco de rock del año. Capricorn es el debut de este cuarteto de San Francisco, y a su alrededor se habían generado unas tremendas expectativas merced al espectacular EP que sacaron hace ya más de un año. Aquella presentación en sociedad dejó pasmado a más de uno por la maestría con que los californianos recogían el legado de Black Sabbath, sin modificarlo un ápice pero añadiéndole unas composiciones dignas de cualquiera de los primeros clásicos de la mítica banda inglesa. Pues bien, con su debut Orchid han dado un enorme paso adelante , tanto que media crítica internacional ya está rendida a sus pies... mientras que otra media les desprecia argumentando que no son más que simples clones de Black Sabbath. Escuchando Capricorn, me da a mí que a Theo Mindell (Voz, Percusión), Mark Thomas Baker (guitarras), Nickel (bajo) y Carter Kennedy (batería) no les podrían importar menos esas críticas.



Porque es verdad, Orchid son clones de Black Sabbath, pero la copia genética es tan perfecta que a ella se ha adherido gran parte del genio creativo de los de Birmingham, haciendo de Capricorn una puta obra maestra que podrías colocar sin pudor en tu colección al lado del Paranoid, el Masters Of Reality o Vol. 4. ¿Afirmación herética? Antes de que me queméis en la hoguera, pegadle una escucha a los 9 cortes que componen el álbum. Os aseguro que cambiaréis de idea. Capricorn huele a clásico por los cuatro costados, en todos los sentidos de la palabra. Tanto por unas composiciones perfectas, insuperables, como por la sensación que tiene el oyente en todo momento de estar frente a una joya nacida en algún momento de la década de los 70. Barriendo el suelo con los rostros de Witchcraft y The Sword, Orchid han conseguido de un sólo gancho tumbar por K.O. a todas las nuevas bandas de sonido revival que habían surgido en los últimos años. Mientras que con otros combos uno siempre tiene la sensación de que se encuentra ante un grupo "homenaje" o en el mejor de los casos frente a alumnos aventajados de la clase de historia musical, con Orchid todas esas consideraciones desaparecen, obrándose un viaje temporal en toda regla, a aquellos maravillosos años cuando Black Sabbath llenaban estadios. La voz de Theo Mindell rebosa carisma por los cuatro costados, la sección rítmica suena como un tiro, desplegando robustez y técnica por igual, y a todo ello se le suma el trabajo de Mark Thomas Baker a las seis cuerdas, simplemente impresionante. Como poseido por el fuego creativo del gran Iommi, la colección de riffs que nos regala el norteamericano es para caerse de espaldas. Talentos varios y excepcionales que se conjuran en Capricorn para, a lomos de la excelencia, cabalgar al exclusivo reino de la magia, ese mundo habitado por músicos y obras cuya trascendencia y magnitud no pueden explicarse con palabras porque beben de fuentes más allá del simple y plano raciocinio. Es ese "algo especial" del que se suele hablar, ese cosquilleo en la base de la nuca cuando se está frente a una gran banda. Eso mismo que sentirás cuando cortes como Capricorn o Electric Father lleguen a tus oidos y se queden grabados a fuego en tu cabeza. La misma sensación que se quedará en tu cuerpo cuando las últimas notas de Albatross se apaguen cerrando el disco y sólo quede en ti una mezcla de alborozo ante lo que acabas de presenciar e impaciencia por volver a darle al play. 


Un clásico del rock en pleno siglo XXI. Cualquier otra consideración está de más.

NOTA: FUCKING CLASSIC!!! (10+/10)


6 comentarios:

abbath dijo...

lo escucho y te comento, 10+ joder!!!!

Cthulhu dijo...

jajaja comenta que te ha parecido, si, a ver si te unes al grupo de los adoradores o al de los que dilapidan a la banda!

Un saludo crack!

Polvaredo dijo...

Tiiiio!!!!
Jeje.. Este de los Orchid le tengo re-quemado en el mp3 y no veas el juego que da.
Debería existir un estilo que se llamase Sabbath-Rock!!!!

Saludos!!!!!!!!

abbath dijo...

muy buenos sí señor. Si es que a mí esos ritmos gordos, ese bajo humeante. Coño!! no me hace falta nada más para ser feliz

Luis dijo...

Grupazo, soy de los pro, que si fusilan a BS, que si tal y que si cual...me gustan, buenisimos musicos y que tocan la musica que adoro...que mas se puede pedir (originalidad si, pero eso es carisimo)

Cthulhu dijo...

Tienes toda la razón, Luis. A ver si la gente se deja de tantas paparruchas y se limita a poner el disco y escucharlo, sin más. Parece fácil pero poca gente lo hace... Capricorn es un discazo acojonante, punto!

Un saludo!