Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

domingo, 15 de mayo de 2011

NOVEMBERS DOOM - Aphotic (2011)



Otro de los discos más esperados por un servidor ya está aquí. No voy a ocultar que Novembers Doom es una de mis bandas fetiche, y trabajos como The Pale Haunt Departure (2005) se encuentran en mi lista de discos que me llevaría a una isla desierta o en caso de tener que salvar un puñado a causa de un Holocausto nuclear. Auténtico referente del doom/death de tintes melódicos, el quinteto de Illinois encara con Aphotic su octavo disco de estudio, otra piedra más en una carrera que desde 1995 con Amid It's Hallowed Mirth ha ido desplegando una evolución muy natural en la que brutalidad y delicadeza se dan la mano de manera muy especial, y que ha sido influencia directa para combos como Swallow The Sun. Aphotic se esperaba con ciertas dudas, debido a que su anterior trabajo, Into Night's Requiem Infernal (2009), fue recibido con cierta tibieza por parte de la crítica especializada debido a su marcada línea continuista respecto a The Pale Haunt Departure. A mi el disco me encantó, pero reconozco que al no alcanzar las cotas de excelencia de The Pale... comprendo el que muchos se preguntaran si la propuesta de Novembers Doom había alcanzado su techo creativo. Parece que a las huestes del inmenso Paul Kuhr les llegaron todas estas dudas, ya que desde el mismo proceso de grabación anunciaron que Aphotic iba a ser un álbum lleno de sorpresas. Producido por el legendario Dan Swanö, que también colabora como vocalista, el disco cuenta con las colaboraciones de otra leyenda viva, Anneke Van Giersbergen (ex-The Gathering), así como con el exquisito violín de Rachel Barton Pine (reputada violinista clásica que milita en la banda de thrash/doom Earthen Grave del ex-Trouble Ron Holzner, y de los que recomiendo encarecidamente su demo de 2009, Dismal Times).


Aphotic rompe con esa lenta línea evolutiva de la que habían hecho gala, muy darwinista, para abrazar el equilibrio puntuado de Stephen Jay Gould, que explica que la evolución acontece a saltos, derivada de grandes mutaciones en los organismos. Porque los cambios que Novembers Doom han experimentado son los más profundos y drásticos en toda su carrera, y mucho me temo que generarán más de una polémica a cargo de los fans más ortodoxos del quinteto estadounidense. Sería una pena, pues además de la valentía necesaria para arriesgar así a estas alturas de su carrera (22 añitos, casi nada...), Novembers Doom han parido uno de sus mejores trabajos hasta la fecha, y que les abre todo un Universo de posibilidades de cara al futuro. Si bien es cierto que esa amalgama de medios tiempos melancólicos con arrebatos de furia death (toda una marca de fábrica) sigue presente, en Aphotic el lado brutal de la banda ha sido muy atenuado (no esperemos ningún tema como Lazarus Regret aquí...) en favor de unas composiciones que exploran las diversas posibilidades de la melodía. Y es por ese lado, de hecho, por donde surgen los grandes momentos del álbum, a través de una delicadeza compositiva que vuelve a colocar a Novembers Doom como los reyes indiscutibles de un género al que han vuelto a poner patas arriba. Sin embargo, como ya he comentado, el ADN identitario del grupo sigue ahí, y cortes como los iniciales The Dark Host y Harvest Scythe explotan con grandeza esa contraposición entre brutalidad y melancolía gótica como sólo estos cabrones son capaces de hacer. Un recurso que alcanza todo su apogeo en Buried Old, que con un añadido extra de melodía alcanza la puta estratosfera merced a una épica reminiscente de los mejores trabajos de la banda. A partir de aquí se impone una sana apertura de mente para encarar la inmersión de Novembers Doom en los parajes más reposados, y que tiene en What Could Have Been su mayor exponente. Porque estamos ante una balada en toda regla, con la espectacular voz de Anneke abrazándose con un minimalismo acústico bellísimo, que a un servidor le ha puesto los pelos de punta. En la misma línea se mueven las apariciones de Rachel Barton Pine, cuyo violín aporta un toque de clase superlativo al conjunto, y eso que en ningún momento tiene necesidad de salirse del segundo plano por el que transita. Las guitarras se muestran más versátiles que nunca, con una variedad de registros que cubren desde los riffs más monolíticos a épicos solos de corte clásico, sin olvidarnos de esos momentos de minimialismo acústico a los que hacía referencia. Apoyados por una sección rítmica compacta como las entrañas de la tierra, son los acompañantes perfectos para la voz de Paul Kuhr, que una vez más vuelve a dejarnos anonadados con una voz capaz de derribar montañas. A una guturalidad ultraterrena le suma unos registros melódicos que no paran de mejorar y diversificarse, y que en Aphotic se encajan con el conjunto de un modo mucho más natural y fluido  que en cualquiera de sus anteriores trabajos. La producción es espectacular, notándose muy mucho la mano de Dan Swanö, y tanto los momentos más contundentes como los repletos de matices melódicos se aprecian con una claridad insuperable. Resumiendo, Aphotic es un trabajo impresionante a cargo de una banda ante la que hay que quitarse el sombrero, por lo acojonante de sus composiciones, la trayectoria demostrada hasta la fecha y una velentía a estas alturas de la película de la que muy pocos grupos pueden alardear. Otro triunfo para Novembers Doom.


Los reyes demostrando que nadie puede usurparles el trono. De cabeza a un Top de 2011 que va a tener que ser un Top 50 a este paso...
NOTA: 9,75/10


8 comentarios:

Alexcore dijo...

Te puedes creer que los tengo totalmente pendientes a estos míticos de la escena???? de este no pasa lo juro, ja ja ja, y más ahora que me lo he encontrado en el Spotify y llevo dos escuchas del tirón poniéndome to berraco!!! Grax bro!!! Lo del top 50 es para planteárselo nen!!!

Cthulhu dijo...

jajajaja Si, que con el anterior ya hiciste un intento de ponerte al día! (he releido antes aquella entrada,jejeje)

Yo te recomiendo el The Pale Haunt Departure para empezar, es su mejor disco. Y éste, que de verdad considero que es lo que más se acerca a la grandeza del The Pale...

Ya me contarás!! Un saludo enorme crack!!

Machi dijo...

Esten disco es una maravilla! Creo que tranquilamente estará entre lo mejor del año. Así como está entre los mejores trabajos de la banda.

Saludos!!

Karba dijo...

Puestos a opinar, yo no sé si me decantaría por THE PALE... o por el siguiente, THE NOVELLA RESERVOIR, ambos dos me parecen grandiosos y supongo que el haberlos descubierto con THE NOVELLA... ha marcado la forma en la que los he asimilado. Desde entonces ha sido un recorrido hacia atrás y adelante en su carrera cada vez más sorprendente y placentero. Es un grupo enorme, y desde cierto punto de vista, tienen todo lo que un enamorado del doom-death melódico puede desear, y en cantidades ingentes además. Unos referentes del género, sin más.

Excelente comentario, como siempre Cthulhu, y vítores para usted por alegrarme esta plomiza tarde con esta sorpresa.

Un saludo!

abbath dijo...

grandes!!! me encanta esta gente. Por cierto cthulthu, en esa lista de lo mejor del año (sea de 50 , de 20 o de lo que sea)de momento no pones a obscura con su nuevo disco lo más alto de todo sin pensarlo? yo no tengo dudas.

Cthulhu dijo...

Machi: completamente de acuerdo, este disco va al Top 2011 de cabeza...

Karba: como siempre, un placer leer sus comentarios. Yo estoy contigo, los 5 últimos discos de la banda me parecen indispensables, más allá de matices o preferencias personales. Me alegra haber mejorado tu tarde,jajaja

abbath: pues en lo tocante a metal Omnivium si está en lo más alto, pero de momento está peleando en mi mente con el de Ulcerate. Y siguiéndoles de cerca Primordial, Benighted y Belphegor... Pero si, es un discazo que probablemente acabe en el nº 1. Un saludo!!!!

Soulkiller dijo...

Un gran disco que poco a poco te va atrapando. Las colaboraciones me parecen buenas, reconozco ser un devoto de Anneke y su voz, así que no es de extrañar que What Could Have Been me haya superado, sin desmesurar a Rachel al violín. También me parece digna la colaboración de Dan Swanö, no era de extrañar. Y por último, la banda en sí, que vuelve a dar la campanada demostrando lo que son.

Por otro lado, he aquí un amante más de The Pale Haunt Departure, jajaja.

Saludos.

Machi dijo...

Personalmente me parece el disco más sólido de su discografía. Por ende uno de los mejores de lo que va del año.

Saludos!!!