Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

jueves, 6 de octubre de 2011

THE ATLAS MOTH - An Ache For The Distance (2011)



Antes de nada quiero saludaros a todos los que seguís el blog, tras un mes de ausencia disfrutando de unas maravillosas vacaciones en China. Ya con las pilas cargadas, y algo abrumado por la cantidad de grandes discos que han sido publicados en el mes de Septiembre, vuelvo a coger las riendas de mi humilde cubil de malignidad (gracias por cuidármelo, pendejos!). Y en mi línea, no lo voy a hacer con ningún disco de los que más han dado que hablar, sino con una banda de esas consideradas de segunda línea, pero que estoy seguro que con este álbum van a dejar a muchos con la boca abierta. The Atlas Moth es una banda de sludge de Chicago formada en 2007, con el ex-Twilight Stavros Giannopolous a las voces y guitarra. Tan sólo un año después de su nacimiento el quinteto lanza el notable EP Pray For Tides, estupenda carta de presentación que les abre las puertas para que en 2009 vea la luz su debut con Candlelight Records, A Glorified Piece Of Blue Sky. Aquel disco se coló como uno de los mejores y más sorprendentes debuts del año, merced a una valiente propuesta en la que el sludge más abrasivo era fusionado con sintetizadores, marañas sónicas a cargo de tres guitarras y una variedad de registros vocales nada habitual en un disco de esas características. Girando sin descanso y a sabiendas de contar con un gran álbum a sus espaldas, The Atlas Moth se fue granjeando una nada despreciable base de fans dentro del underground estadounidense, lo que les valió fichar por Profound Lore Records, probablemente el sello metálico más insigne de Norteamerica (el sello es canadiense).


Una vez situados, vamos a lo importante. Siendo claros, An Ache For The Distance es un trabajo acojonante, imaginativo y tremendamente valiente. Adscribiéndose a la tónica general de Profound Lore, The Atlas Moth presentan un disco al que es muy difícil encorsetar en un género concreto debido a su enorme transversalidad. Porque aunque las furiosas raíces sludge están ahí, los aleteos del quinteto les han llevado tan lejos y a paisajes tan diferentes que sería todo un error incluirles en el saco de formaciones como Sourvein, por poner un ejemplo. Y es que todo lo que se intuía en A Glorified Piece Of Blue Sky está aquí consolidado, aumentado y mejorado. Mientras que en aquel las deudas todavía eran más que evidentes, en An Ache For The Distance nos encontramos con una criatura libre tras romper su capullo (siguiendo la línea del nombre de la banda...), y que se adentra sin temor en una variedad casi inagotable de sonoridades e influencias para conformar su actual estado vital. Obrando como genetistas locos en su propio organismo, los estadounidenses han añadido a un genoma repleto de doom, sludge y post-metal toda una serie de hélices provenientes de la psicodelia más oscura, el universo post en su totalidad (rock y punk), el krautrock e incluso unas líneas de guitarras que por sus melodías miran directamente al indie. Respecto al trío de guitarras, hay que destacar que lejos de ser una fanfarronada o algo estéril (lo que suele ocurrir la mayoría de veces), en este caso nos encontramos ante una simbiosis perfecta que da como resultado una intrincada estructura de sonoridades capaz de seducir y atrapar tu atención sin remedio, y que a pesar de la oscuridad reinante a lo largo de los 9 cortes que componen el álbum, irradian una extraña sensación de belleza. Algo que viene apoyado por las voces limpias de David Kush, más presentes aquí que en su debut de hace dos años, y que sin caer en el recurso fácil ni en los estereotipos, se integra perfectamente en el tapiz sonoro de la banda, expandiendo aún más unas fronteras que se antojan inalcanzables para el común de los mortales. Pero si de voces hablamos, la verdadera estrella es ese animal que responde al nombre de Stavros Giannopolous, cuya labor a lo largo del álbum es simplemente soberbia. Iracundo, desquiciado, inmenso y con un registro muy personal, su aportación es capaz de ponerte los pelos de punta, amén de complementarse impresionantemente con su compañero dando como resultado una gama cromática muy difícil de alcanzar por cualquier otra banda. El mayor logro de An Ache For The Distance es la manera en que integran toda esa miríada de influencias en un todo compacto y coherente, y que lejos de agotar la pobre mente del oyente, se alza como una obra tremendamente adictiva y accesible, toda una hazaña teniendo en cuenta los parajes de procedencia de estos señores. Desde el inicio con esas maravillosas guitarras de Coffin Varnish, pasando por el piano y las influencias del Este en Gemini a la final y desquiciada Horse Thieves, tendrás la sensación de que te encuentras ante algo muy especial, único y que una vez te enganche es muy difícil que te suelte a lo largo de esta espectacular travesía de 45 minutos. Poco más puedo añadir ante una obra soberbia, de lo mejorcito que he escuchado este año. 


The Atlas Moth han conseguido encontrar su identidad, su lugar, en un Universo multifacético habitado tan sólo por ellos. Que lo hayan conseguido en su segundo álbum nos habla de una banda que que quema etapas a una velocidad sólo soñada por la mayoría de bandas. De cabeza a lo mejor de 2011.

NOTA: 9,75/10


7 comentarios:

Alexcore dijo...

Glorioso retorno el tuyo.... ya se te hechaba de menos hacía tiempo.

Cthulhu dijo...

Gracias crack!! Yo también os echaba de menos, pendejos! Más Píldoras Musicales ha sido saqueada de tanta novedad grandiosa que tenía,jajaja De hecho gracias a usted por mantener el fuerte!!

Un saludo!

J.M.B. dijo...

Había oído hablar de ellos pero aun no he tenido la oportunidad de escucharlos. Por cierto, cartelazo el del Metalliance Tour!

Saludos!

Magli dijo...

me han dejado con la sensación que normalmente de ofrecen bandas doom. muy grande este retorno vacacional. ¿subiras alguna propuesta china?
un abrazo!

Dieguex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dieguex dijo...

Como estas, que bueno tenerte de regreso.

Este nuevo disco de Atlas esta muy pero muy bien. Candidato a ser disco Top de este año.

Por si vale el dato, les paso el link de la revisión al anterior disco "A glorified piece of blue sky"... otro dicaso.

http://abismo666blogzine.blogspot.com/search/label/The%20Atlas%20Moth

Un saludo desde el Abismo!!!

Cthulhu dijo...

J.M.B: pues déles usted una oportunidad, que la merecen de veras. Muy cierto, el cartel del Metalliance es una pasada!

Magli: si, tienen un poso muy doom, aunque convive con un montón de influencias diversas. En China, aparte de los míticos Tang Dinasty (recomendables si te mola el heavy clásico), el metal aún está bastante en pañales. Me pillé algún disco, pero el nivel todavía está muy bajo. Si me he pillado bastantes cosas de folk y nuevo folk muy interesantes. Puede que suba algo de eso!!

Un saludo crack!!!

Dieguex: Gracias! Es un placer veros a todos de nuevo también! Preparando la reseña de este disco miré tu blog y lo que decía sobre el debut de la banda. Está muy bien! Y coincido, estarán entre lo mejor de 2011.

Un saludo desde R'Lyeh!!