Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

viernes, 18 de noviembre de 2011

MIDNIGHT - Satanic Royalty (2011)



Joder, si! Tras casi diez años esperando el debut en formato LP de este trío de Cleveland, por fin Satanic Royalty ha visto la luz, y con él puedo terminar de sacrificar vírgenes al Maligno para que escuchara mis plegarias. Y es que estamos ante uno de los secretos mejor guardados del metal underground estadounidense, una banda que ha alcanzado el status de culto merced a unos EP's, Splits y compilaciones (especialmente la devastadora Complete and Total Fucking Midnight de 2005) tremendas, y un directo espectacular al alcance de muy pocos. Liderados por el inquieto Athenar (miembro también de Terminal Lovers y ex de insignes combos como The Gates Of Slumber y Toxic Holocaust), Midnight es de las pocas bandas capaces de reunir en un mismo recinto a punks y metalheads enfervorecidos, merced a una propuesta que aúna lo mejor del black metal primigenio con himnos de sucio rock'n roll y unos solos de infarto reminiscentes de la gloriosa NWOBHM. Junto a Athenar (guitarra, bajo y voces), Midnight la completan Filey The Kid (guitarra) y Count Zigar (batería), y Satanic Royalty es todo un últimatum para poner al mundo entero a sus negros y heréticos pies.



Porque estamos ante un trabajo para mover cabezas y pies como un poseso mientras elevas al cielo cuernos, jarras de cervezas o cuerpos de niños muertos en honor a Belcebú. Mezclando en un negro caldero de pútrida y borboteante malignidad a Motorhead, Venom, la primera oleada de bandas blackers lideradas por Bathory y las guitarras pletóricas de la NWOBHM, el trío de Ohio ha invocado en Satanic Royalty una fuerza demoníaca de proporciones cósmicas, capaz de hacerte recordar entre lágrimas todo aquello que hizo grande a la música de finales de los 80. Porque con esas referencias me imagino que supondréis, y con acierto, que aquí también hay mucho thrash y punk, compañeros de viaje de aquellos primeros pasos del género metálico más diabólico que haya visto la humanidad. Las auténticas estrellas del álbum son las guitarras de Athenar y Filey The Kid, que tanto recuerdan a las de los todopoderosos Motorhead y su rock´n roll sucio y directo como se lanzan al galope con unos duelos de solos capaces de incendiar tu equipo de sonido. No esperes aquí capas de sonido, sesudas propuestas conceptuales ni ningún tipo de chorrada jipi o postrockera, porque Midnight son una banda de puto heavy/metal, sudoroso y varonil. Satán les bendiga por ello. Esto es música para reventar estadios pero sin moverse del escenario de una casa okupa, una blitzkrieg sonora que en 30 minutos exactos es capaz de dejar tras de sí ruinas humanas y cerebros licuados de puro éxtasis primario. En total 10 cortes perniciosos y adictivos como machetes roñosos empapados en heroína, que apenas llegan a los 3 minutos de duración y que no te dan ni un solo respiro en esta cabalgada directa hacia el Infierno que es Satanic Royalty. Temas como You Can't Stop Steel o Rip This Hell serán tus nuevos himnos favoritos, y solos como el del corte final Shock 'Til Blood harán que corras por el pasillo de tu casa dándole al airguitar como un quinceañero. Una lástima su corto metraje, que te deja con ganas de muchísimo más, pero cuya solución es tan fácil como ponerte el álbum en modo repeat hasta que te estalle el cerebelo. Y es que dudo mucho que te canses en lustros de escuchar una barbaridad tan gloriosa como la que se han cascado Midnight.


Es raro teniéndolo que decir de una banda como Midnight, pero se han cascado uno de los grandes debuts de 2011. Por fin la confirmación del trío estadounidense como el grupo más "true" del Universo. Y es que escuchando Satanic Royalty, uno poco menos que puede darle gracias al Maligno por habernos regalado el metal. Grandes!!!

NOTA: 9,5/10




2 comentarios:

Gerhard dijo...

Yo también era socio del club de los que esperaban con impaciencia este disco… y vaya si ha valido la pena la (larga) espera. Esto es r'n'r del bueno, sucio, sudoroso y con olor a cuero rancio. Un disco que ya está en mi Top 10 del 2011: la música es insuperable, mucho más madura y pulida y a la vez más sencilla que antes. Por no hablar de la portada, simplemente brutal, pocos discos pueden presumir de tener una Blackletter así de bien puesta. Como tú dices, gracias al Maligno por habernos regalado el metal hahah.

elv dijo...

"una propuesta que aúna lo mejor del black metal primigenio con himnos de sucio rock'n roll y unos solos de infarto reminiscentes de la gloriosa NWOBHM."
La definición que buscaba...