Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

jueves, 10 de noviembre de 2011

OMEGA MASSIF - Karpatia (2011)

 


Una de las grandes satisfacciones de tener este blog es la participación de la gente que lo sigue o que da con él por casualidad, para así poder contrastar ideas, discutir y poco a poco ir puliendo detalles con el objetivo de hacer de Ecos de R'Lyeh un espacio más comodo y atractivo para todos. Y digo todo esto no para haceros la pelota (acabaré devorando vuestras almas igualmente), sino porque el disco que traigo hoy debe su aparición en mi humilde cubil de tormento y dolor a la aseveración, de una de esas personas que escribieron en los comentarios, de que aunque lo nuevo de Russian Circles era cojonudo, el último de unos tíos llamados Omega Massif era aún mejor. Controlando mi ira e indignación corrí a pegarle una escucha a susodicho disco, de nombre Karpatia, completamente confiado de que sería un truño (así soy de porfiado en mi pedestal primigenio). Mientras sonaban las primeras notas, leo sobre ellos que son un cuarteto germano de sludge/doom/post-metal formado en 2005, y que su debut Geisterstadt (2007) les colocó como una de las bandas más prometedoras del metal instrumental. Ni puñetera idea. Aún así seguía confiado. Lo nuevo de los de Chicago es demasiado bueno, joder. Pues ni por esas. A pesar de todo mi empecinamiento, no había acabado el primer corte y ya estaba rendido a los pies de Omega Massif. Durante estos días me he dedicado a degustar una y otra vez los dos trabajos de estos señores, llegando a la conclusión de que una vez más estaba equivocado (y van...). Si sirve de excusa, cuando salió el disco estaba de vacaciones, de ahí mi ignorancia. Nah... es una excusa de mierda. Concluyendo: lector anónimo, estés donde estés, GRACIAS. Satán te lo pague con un harén de fervorosas mujeres de cuero y un millón de emos muertos a tus pies.


Karpatia es el hermano mayor de Geisterstadt, todos sus elementos estirados y pulidos hasta alcanzar su máxima expresión. Las partes duras son aún más duras, la calma es más introspectiva si cabe, y los clímax alcanzan cotas de grandeza cósmica. Vamos, que es mucho mejor disco. Algo nada fácil porque su debut ya era una más que notable mixtura de estructuras post-rockeras, pesados mantras reminiscentes del doom y una textura de lija que bebía inconfundiblemente del sludge. Si alguna banda puede ser merecedora de la expresión "puño de hierro en guante de terciopelo" esos son Omega Massif, pues es complicado emular los niveles de masividad sonora que maneja el cuarteto, pero al mismo tiempo creando auténticas estructuras en espiral que devienen en espectaculares catársis de una épica totalmente desbordada. Sin necesidad de alardes técnicos que sólo estorbarían en una propuesta de esta calaña, los germanos anteponen el andamiaje sobre el decorado, deviniendo en una fuerza de la Naturaleza que gana por goleada merced al empuje de su tonelaje sobrehumano, y que además convence con su juego, directo pero al mismo tiempo de una belleza pura, sin adulterar, libre de artificios. No es extraño que en todas las portadas de sus trabajos, tanto LP's como Splits, elijan siempre formaciones rocosas, pues su música es lo más cercano a una montaña que se pueda imaginar. Puro granito, capaz de tocar el cielo, pero al mismo tiempo con una base masiva, descomunal e impenetrable. Inamovible pero a la vez salvaje. Tosquedad y crudeza que se convierten en belleza solemne. 7 cortes como montes que estallan entre vómitos de lava, fría melancolía rota por ardientes fumarolas de rabia primaria, eso es lo que ofrece Karpatia. Desde los desarrollos catárticos de Aura o I'm Karst a la tectónica infinita de Ursus Arctos, todo lo ofrecido por Omega Massif roza la perfección absoluta, la clarividencia de quien se sabe dueño de un sonido, de una propuesta, que no conoce a nadie mejor que ellos para cabalgarla. 


Lo siento por Russian Circles, pero la corona este año pertenece a Omega Massif. Y es que Karpatia es un álbum descomunal, con la dureza de la roca y el brillo deslumbrante de los cristales que la conforman. A sus pies.

NOTA: 10/10




PD: Su primer y muy recomendable disco, Geisterstadt, está en libre descarga a través de su sello. Enlace: http://www.denovali.com/omegamassif/


 

6 comentarios:

josu dijo...

SI, SON MUY GRANDES, YO LOS CONOCI CON SU ANTERIOR TRABAJO!!! YEAHHH

Soulkiller dijo...

Ahí, ahí. Para mí también es un disco de 10, pero aún con ello no consigue tumbar al glorioso Geisterstadt (es que In Der Mine es demasiado grande como para que la humanidad pueda conocerlo). Lo mejor en cuanto a Post-Tal o Post-Cual de este año junto con el debut de Light Bearer, *shels, y el EP de unos gabachos bastante buenos llamados Eyes Front North.

Saludos, camarada.

Cthulhu dijo...

Yo con Fall Of Efrafa nunca he podido, y con Light Bearer me pasa lo mismo. Todo está muy bien tocado, es complejo, pero no me transmiten nada... De *shels y Eyes Front North ni puñetera idea, pero ahora mismo voy a buscarlos. Gracias por las recomendaciones! Un saludo crack!

Kvaser dijo...

Me confieso arrasado por este disco.

kuro... dijo...

Banda gordísima, buenísima y discos impresionantemente recoemndables, disfrutables, cañeros y para amar.

Saludos desde el infierno.

Anónimo dijo...

"...no había acabado el primer corte y ya estaba rendido a los pies de Omega Massif". Impresionante macho, lo has clavado, a mi me está pasando lo mismo ahorita mismo que escribo,que todavía no ha acabado el primer corte y ya flipo en colores como el reproductor de Windows Media. Sólo puedo decirte una palabra: GRACIAS. Por cierto, hoy he descubierto tu blog, y ese GRACIAS tan grande lo hago extensivo a tu persona. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.