Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

martes, 8 de febrero de 2011

DEICIDE - To Hell With God (2011)



Cuando me enteré que Deicide preparaban nuevo álbum para 2011, mi interior se revolvió con una mezcla de expectación y escepticismo. Por un lado tenemos a una de las bandas de música extrema más grandes del planeta, amén de grupo seminal del death metal, y que junto a Morbid Angel y Obituary crearon un triunvirato indestructible desde finales de los 80, lo que comunmente se conoció como death metal de Florida. Discos como Deicide (1990), Legion (1992), Serpents Of The Light (1997) o el sorprendente The Stench Of  Redemption (2006) son obras maestras del género (especialmente los tres primeros), y de escucha obligatoria por todo fan del death metal que se precie. Pero por otro lado también tenemos a los Deicide de vulgaridades supinas como Till Death Do Us Part (2008) o In Torment In Hell (2001), y eso sin contar con el inefable Glen Benton y sus salidas de madre. Así que cuando me puse los cascos y comenzó la reproducción de To Hell With God, recé una plegaria a Satán para que esa bipolaridad se decantara por la excelencia.


Parece ser que tengo vía directa con el Maligno, porque mis expectativas han sido rebasadas con creces. To Hell With God nos devuelve 21 años después de su nacimiento a los mejores Deicide en forma de 10 temas que son puro éxtasis metálico. Muchas cosas han cambiado, y he de decir que para mejor. Empezando por un Glen Benton que abandona esa entonación de monstruo de las galletas, volviendo a ser la bestia agresiva e iracunda que dejó a medio mundo acojonado en los primeros álbumes de la banda. Mezclando el caos herético de Legion, el gancho de Serpents Of The Light y la bestialidad de The Stench Of Redemption, el cuarteto ha creado una monstruosidad capaz de competir con cualquiera de ellos, y que nos recuerda que el trono que tan a pulso se han ganado en la escena está lejos de encontrarse vacío. Jack Owen (Cannibal Corpse, Beyond Death...) y Ralph Santolla (Obituary, Death, Iced Earth...) se muestran simplemente intratables a las guitarras, con un trabajo a las seis cuerdas demoledor, capaz de crear riffs como apisonadoras a la par que soltarse con unos solos de quitarse el sombrero. Steve Asheim, una vez olvidadas sus aventuras infructuosas a la guitarra, vuelve a centrar sus esfuerzos en lo que de verdad sabe, destruir cerebros aporreando la batería como un demonio poseso. El resultado de tanta sabia decisión y talento focalizado se expresa en 35 minutos concebidos para conducirte al Infierno con la quinta marcha puesta, llevándote de paso por delante a todo cristiano que te encuentres por el camino. Se beneficia el álbum de una producción muy moderna, centrada en un sonido lo más cristalino y potente posible, pudiendo gozar de cada instrumento como se merece, y que ha corrido a cargo de Mark Lewis (que ha trabajado con bandas como The Black Dahlia Murder, Trivium o DevilDriver). Y lo importante señores, una sucesión de temazos que no te darán ni un sólo respiro, sin un sólo bajón que apee al disco de la excelencia. Pepinazos como la agresiva Witness Of Death, el clásico instantáneo Angels Of Hell o el gancho irresistible de Conviction te volarán la cabeza sin remedio. Pero sería injusto remarcar tan sólo tres temas, ya que el resto son igual de impresionantes, y podría seguir con la bestialidad de Servant Of The Enemy o esa puñetera maravilla pútrida y oscura que es Into The Darkness You Go. Y así hasta completar un álbum ganador, de alma negra y condición de futuro clásico.


Para mí va directamente al podio de Deicide, acompañando a Legion y Serpents Of The Light. Candidato muy serio a disco del año. El trono oscuro vuelve a latir con renovado vigor para regocijo de todos los amantes del death metal con mayúsculas. Bienvenidos de vuelta, cabrones. 

Nota: 10/10


11 comentarios:

Jorge dijo...

Esta tremendo el disco. Por cierto, ¿algo nuevo tipo el disco de 'Dopefight' del año pasado o Sludge como el que hacen los 'Mastodon'?

Es el metal que mejor asimilo y más me gusta, pero encuentro poco; el año pasado tan solo los de 'Dopefight' o 'Kylesa'. Recomiéndame!!

Cthulhu dijo...

Hola Jorge! Pues sí, hay cosillas para recomendar. En la onda de Dopefight están Stonehelm, que los puedes encontrar en mi Top de 2010. Fijo que te van a entusiasmar. El disco que sacó Horn Of The Rhino el año pasado, y que también está en el Top 2010, es otro discazo de doom/sludge. Prueba con Tekhton también, aunque los holandeses tiran hacia más hacia el doom y el post, creo que te podrían molar. Y si flipas con Mastodon y Kylesa, supongo que conocerás a Baroness, pero si no es así son imprescindibles en el género, y también andan en el blog.

Si no encuentras las bandas o los enlaces están caidos, avísame. Y se me olvidaba! También en la onda de Dopefight están Wo-Fat, que van a ser mi siguiente subida al blog. Si no quieres esperar, te paso el enlace de su nuevo discazo, de un blog amigo:
http://thebootyhunters.blogspot.com/2011/01/wo-fat-noche-del-chupacabra-2011.html

Espero haberte ayudado!
Un saludo!

Anónimo dijo...

Cthulhuuuu !!!!!!

Jorge dijo...

Joder, gracias por las recomendaciones!; a Baroness sí los conozco, estoy a la espera de que saquen nuevo disco.
Yo es que antes escuchaba muchísimo metal, pero el oído se ha ido refinando poco a poco y ahora aguanto menos (por ejemplo, el último de Deicide me ha costado la vida asimilarlo, y hace unos años me lo hubiese tragado como si nada).
Soy un apasionado del sonido Groove (Pantera los tengo como los mejores), del Thrash y del Sludge. A los Mastodon también los tengo en un pedestal; los conozco desde que sacaron el 'Remission', para mi su mejor disco.
He intentado seguir a algunos grupos, pero los nuevos se me escapan de las manos; no tengo ya tanta paciencia para seguir el metal como lo hacía antes. Será cosa del oído, que se me ha vuelto fino. :).

Saludos!

Soulkiller dijo...

Till Death Do Us Part me pareció soporífero en su momento, cosa que no puedo decir de The Stench Of Redemption, el cual lo tengo en un pedestal. Si este disco es tan bueno como para que el propio ser de las profundidades del océano le ponga un 10, pues habrá que darle el tiento. Espero que no me defraude.

¡Un saludo!

Cthulhu dijo...

Anónimo: Anonimooooo!!! :D

Jorge: Pues si también te va el thrash, Gospel Of The Future puede que te molen mucho, porque básicamente mezclan esos dos estilos. De thrash moderno, el único grupo excelente en mi opinión son Vektor. Su debut "Black Future" es acojonante, en la línea de unos Voivod pero muchísimo más agresivos. Pégales una oida. Warbeast es otro gran grupo, colegas de Phil Anselmo (su debut ha sido producido por él). Viendo que te mola la época Remission de Mastodon, entonces prueba con el segundo álbum de Rhino (ahora Horn Of The Rhino), que va en esa onda (muy High On Fire). Y paro ya, que puedo seguir y seguir,jajaja Un saludo!!!

Soulkiller: Till Death Do Us Part es un disco terrible, mejor olvidarlo. The Stench Of Redemption fue un sorpresón en su momento y un señor discazo, concuerdo con usted. Sobre éste último, de verdad que es para babear sin parar. A ver que opinión te merece!!!

yosonico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Chutulhu!!! un muerdooo!!!

Cthulhu dijo...

Anónimo: sin un cubata de por medio? muy poco romántico... :D

davidgore dijo...

Me cago en diosss. Que sorpresa más buenas joder. Muchas gracias por el último de Deicide. Que ganassssssssssssssssssssssss. Ya te contaré.


P.D: Ya añadí tu blog al mio. Saludos y a cuidarse.

Karba dijo...

Probablemente si no hubiese visto tu reseña (y la nota!) lo hubiese dejado pasar, hace años que Deicide no me dicen nada, pero por lo que comentas parece que por fin han vuelto al redil, así que... gracias!