Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

viernes, 22 de octubre de 2010

GOSPEL OF THE FUTURE - The Eclipse (2010)




 Todavía con los riffs de Dopefight martilleando mi cerebro, y con mi cuerpo y nervios recuperándose aún de la monstruosidad de concierto que The Dillinger Escape Plan nos ofrecieron en el Kafe Antzokia de Bilbo, regreso con otro pepinazo destructor venido de las frías regiones del Este. Gospel Of The Future son una banda de sludge/doom hardcorizado proveniente de la República Checa, cuyos miembros son Ultra (guitarra, voz), Alenka (bajo), Koffin (guitarra) y Alesh (batería). Su primer trabajo es un EP fechado en 2004 y de nombre Forever Dead, que aprovechan para dar sus primeros bolos y calentar motores creativos de cara a su debut autotítulado, que ve la luz en 2007 junto a unas estupendas críticas por parte de la prensa especializada. Gracias a esto y a la buena acogida por parte de los fans y otras bandas del género, durante tres años consiguen tocar junto a titanes consolidados como Wolves In The Throne Room, Crowbar, A Storm Of Light o Lair Of The Minotaur. Casi nada. Con la tarea nada fácil de aumentar el monto de la apuesta, el cuarteto checo vuelve a la palestra con su nuevo álbum de estudio, The Eclipse.



Y madre mía que barbaridad de álbum que se han sacado de la manga estos cabrones. Desembarazándose de las influencias blackers e industriales de su debut, han decidido abrazar los riffs abrasadores del sludge junto a una muralla sólida de granito heredera del doom más monolítico y, junto a una interpretación vocal a medio camino entre el hardcore y el noise más unas pinceladas del mejor thrash old school, han moldeado uno de los álbumes más originales y tremendos dentro del sludge en mucho tiempo. Muchas influencias son las que se pasean a lo largo del metraje de The Eclipse, pero ninguna banda con la que podamos emparejar el resultado final. Probablemente High On Fire sea la más cercana, pero sustituyendo la avalancha de riffs de las huestes de Matt Pike por un ritmo deudor del stoner y que hace que pese a la agresividad y densidad del álbum, éste nos parezca tremendamente ágil y adictivo. Los poco más de 30 minutos de duración del mismo también ayudan a que su contenido sea lo más parecido a un balazo en toda la nuca. No son High On Fire la única influencia del sonido actual de Gospel Of The Future, ya que también hay pinceladas evidentes de bandas como Pelican y los siempre omnipresentes Eyehategod y Corrupted. Pero como apuntaba, la receta con la que los checos conjugan todos estos ingredientes dan como resultado un plato muy personal y con un gusto nuevo. Comienza el álbum de manera sorpresiva, sobre todo para los que ya conocíamos a la banda, ya que The Eclipse Pt.I es una intro-tema de 6 minutos en los que el cuarteto estira una estructura muy drone y repetitiva que en mi caso incluso me hizo dudar de la autoría del material que tenía frente a mi. Dudas que se despejan al instante cuando Gospel Of The Future se lanzan con el machete entre los dientes en Children Of Chaos, un corte en el que se conjugan unos riffs capaces de partir galaxias en dos con Ultra desgañitándose a través una voz distorsionada y muy noise/hardcoreta. Nunca el adjetivo de corrosivo fue más acertado que con estos señores. Esa tónica se mantiene en la siguiente Cavemaster, hasta que llegamos a la siguiente sorpresa y catársis de The Eclipse. Hablo del corte titulado Witchbone Dust Overdose. 8 minutos que comienzan cociéndose a fuego lento, tirando de un doom pesadísimo e hipnótico, pero que a la mitad del metraje explota con una cabalgada thrash que ya hubieran firmado los Sepultura del Beneath The Remains y que te dejan con la mandíbula por el suelo y las cervicales deshechas. Lo que esa sección rítmica se casca en impía cópula con las guitarras un servidor no lo puede explicar con palabras. Escuchadlo y sabréis de lo que os hablo mientras le hacéis cuernos al cielo desafiando a Dios. Pero eso sí, no os relajéis porque el álbum continúa con Geniove, una versión de nada más y nada menos que de Master's Hammer, la mitica banda de black checo que nos regalaron obras maestras como Ritual (1991) o el más cercano y también tremendo Mantras (2009). Y encima con los huevos suficientes de imprimirle a la rabia del tema original un sello propio basado en un sonido bastante más gordo e incluso psicodélico. Gozada de nuevo. Con el corazón palpitando de puro extásis, el cuarteto checo, conocedor del subidón que iban a provocar estos temazos y preocupados por nuestra salud, cierran sabiamente con The Eclipse Pt.II, una vuelta a los preceptos del primer corte y que nos proporcionaran el ansiado descanso del guerrero. Y la sensación de haber tocado el cielo metálico. Para rematar, el fantástico artwork es obra de Seldon Hunt, famoso por sus trabajos para bandas como Isis, Neurosis, Sunn O))), Earth o The Melvins.


 Discazo. Sludge con personalidad propia. Un presente acojonate y un futuro que da miedo, porque Gospel Of The Future tienen pinta de no haber ni siquiera vislumbrado su techo creativo.
Nota: 9,25/10

5 comentarios:

Alexcore dijo...

Gracias, por cierto sabes de la gira de Swalow The Sun con Sólstafir y Mar De Grises??? en diciembre pasan pr Bcn y ya tengo mi entrada...menudo cartelaco. Ayer yo también asistí en Bcn a los Dillinger con los Cancer y The Ocean, otro cartel irrepetible.

Cthulhu dijo...

Siii!!!! Yo iré a verles a Bergara...ese si que es un cartelazo en toda regla!

Alexcore dijo...

Ya cambiaemos impresiones...

Soulkiller dijo...

Un gran disco, sin duda. Corto dentro de su estilo para evitar el aburrimiento, temas bastante distinguibles entre sí, y una transición pasmosa. Así me gustan los discos, yeah.

Witchbone Dust Overdose me ha eclipsado.

Un saludo nuevamente.

Cthulhu dijo...

Si señor, es que Witchbone Dust Overdose es para que te vuele la cabeza unas cuantas veces... Qué riff, Dios santo...