Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

lunes, 25 de octubre de 2010

IRON THRONES - The Wretched Sun EP (2010) / Visions Of Light (2008)


Iron Thrones es una banda de metalcore progresivo oriunda de Minneapolis, y formada por Adam Clemans (ex-Veil Of Maya) a las voces, Steven Henningsgard (Nehemiah) a la guitarra, Curtis Parker en el bajo y el batería Peter Clarke. La formación se crea en 2006 sobre las cenizas de Everest, combo metalcore que llegó a publicar un EP (Where Earth Meets The Sky) ese mismo año.Ya constituidos como Iron Thrones, en 2008 ve la luz de manera autoeditada y en descarga gratuita su debut en formato larga duración, Visions Of Light. Aquel era un álbum tremendo, probablemente el mejor debut de ese año, y las críticas excelentes por parte de otras bandas y de la prensa especializada no tardaron en llegar. Por si esto fuera poco, en Abril de 2010, justo antes de entrar en el estudio para grabar su segundo trabajo, les llegó la noticia de que habían sido elegidos ganadores del premio No Label Needed, con un jurado compuesto por músicos (gente de The Dillinger Escape Plan y Shadows Fall entre ellos), críticos, agentes y managers. El premio, creado a iniciativa de Scion (medio independiente centrado en la expresión artística) y la web Metal Insider, consistía en medios económicos para grabar un álbum a nivel profesional (en este caso el cuarteto eligió la producción de Machine, conocido por trabajar con bandas como Lamb Of God o Every Time I Die), así como asesoramiento por parte de agencias de management y músicos ( María Brink de In This Moment, Blasko de Ozzy, Ben Weinman de The Dillinger Escape Plan y los tíos de Shadows Fall) para poder lanzar una carrera con garantías y sin necesidad de sellos ni discográficas. El resultado es un EP con alma de álbum (más de 40 minutos), de título The Wretched Sun y cargado de ilusión y una actitud ante el "negocio" envidiables.


 Y tras esta extensa introducción (lo siento!), llegamos a lo más importante, la propuesta musical de Iron Thrones, concretamente la de su reciente EP. Los norteamericanos parten del metalcore, pero fusionado con el post-metal de Cult Of Luna y un gusto por la épica que les emparenta con Opeth (aunque la forma de desplegarla sea completamente distinta). La comparación más evidente es con los geniales Between The Buried And Me por ese inequívoco gusto a metalcore, pero donde los de Carolina del Norte apuestan por un metal cargado de cambios de ritmo y guiños al free-jazz, Iron Thrones se decantan por unos temas más compactos y robustos, más clásicos si se quiere (dentro del mundo del progresivo, claro), como medio de apuntalar una épica desbordada, donde se mueven como peces en el agua. Sólo con escuchar la parte final del primer corte, Like A Moth To Flame, ya sabréis de lo que hablo. Temas que empiezan duros, con un Adam Clemans desgañitándose con una guturalidad que linda el death metal y unos riffs monolíticos a la par que técnicos, pero que con el consumir del metraje se intercalan con pasajes de melodía minimalista para acabar desembocando en auténticas catársis de rabia. Henningsgard está excelso a la guitarra, siendo capaz de combinar riffs demoledores con momentos de belleza acústica, y todo ello condimentado con unos solacos tremendos, que hablan de un músico tremendamente talentoso para su juventud. El tema que mejor condensa la propuesta del cuarteto es Against The Grain, y que en 8 minutos es capaz de desplegar poderosos riffs, cambios de ritmo, coqueteos con el jazz y un solo reminiscente del heavy clásico que te pondrá los pelos de punta. También en este corte aparece la principal sorpresa del EP respecto a su álbum de debut, como es la aparición de voces limpias, a cargo también de un Clemans pletórico y que encajan fantásticamente en la épica de Iron Thrones. Esto no queda aquí, ya que a mitad de trabajo esperan los 11 minutos de I Once Had The Crown, toda una gigantesca explosión de recursos creativos que es simplemente abrumadora. A los elementos anteriormente citados se suma el uso de sintetizadores y melodías deudoras de combos de death/doom melódico como Daylight Dies o Swallow The Sun, y que hace que la catársis final del tema se eleve hasta el puñetero espacio exterior. El cierre del EP es también digno de mención, siendo And The Sky Came Falling Down una pieza que con pasmosa facilidad combina un metal durísimo como un puñetazo en la cara a la vez que transita por coordenadas de composición más compleja y deudora de Neurosis, junto a una voz limpia que vuelve a sorprender, esta vez por sus similitudes con el gran Keith Caputo de los aún más grandes Life Of Agony.



Era complicado igualar la grandeza de Visions Of Light, pero Iron Thrones han vuelto ha parir un trabajo soberbio. Habrá quien prefiera el dinamismo y energía del primero, otros se decantarán por la mayor complejidad de The Wrectched Sun. Algunos simplemente nos regocijaremos con el hecho de que exista una banda como ésta.

Nota: 9/10 
 



Sinceramente, un trabajo de la magnitud de Visions Of Light merecería una entrada para él solo. Lo merece sobradamente, y podría escribir renglones y renglones sobre su excelencia. Problemas de tiempo me lo impiden, pero a la vez me parecía injusto obviar un debut de este calibre y parte esencial del status actual de Iron Thrones como una de las mayores promesas (principalmente por su incipiente carrera más que por la calidad de sus trabajos) del metal progresivo actual. Estamos ante un álbum que combina dinamismo, energía, rabia, delicadeza y épica como sólo los titanes consagrados del género son capaces de hacer. Los ecos de Opeth aquí son más claros, así como el omnipresente de Between The Buried And Me. Pero os aseguro que la energía de Visions Of Light supera a las propuestas de los citados, no dejando Iron Thrones que las progresiones mitiguen su ansia por apabullar el alma del oyente a base de fuerza y épica. Todo en el disco suena tremendo, en su sitio, desplegando unas capacidades técnicas y compositivas de otro planeta. Ahí están maravillas como Still Waters o The Dark Designs para atestiguarlo. Pocas bandas han irrumpido en la arena metálica con un sonido tan definido y compositivamente perfecto como lo hicieron Iron Thrones en su debut.

Nota: 9,25/10


2 comentarios:

cantabrianwoods dijo...

Buenisimo blog,pasate por el mio
http://soundsofdecay.blogspot.com/

Magli dijo...

menuda pegada tienen estos tíos