Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

viernes, 17 de agosto de 2012

UFOMAMMUT - Oro: Opus Primum (2012)



Puedes escuchar el disco a través de la página web de Roadburn. PINCHA AQUÍ.

Los grandes acontecimientos, más allá de su impacto inmediato y la euforia del momento, necesitan de cierto tiempo de asimilación de todas sus repercusiones, matices y verdadero peso específico para poder considerarlos en su justa medida. Y si hoy día en el mundo de la música hay algo que se pueda considerar grande es la salida de un nuevo disco del trío italiano Ufomammut. Desconocidos para gran parte del público, en especial el anglosajón, Ufomammut es una de las grandes bandas de doom del panorama internacional y de las pocas capaces de haber desarrollado un sonido personal e intransferible más allá de la repetición de viejos esquemas. Sin necesidad de ser los enésimos emuladores de Black Sabbath o Electric Wizard los italianos han moldeado un vasto cosmos de densidades imposibles y evocacionas lisérgicas donde sólo funcionan las reglas por ellos inventadas, y en el que las deudas con el pasado quedan empequeñecidas por las toneladas de ideas propias que conforman el verdadero cuerpo de su propuesta. Desde que debutaran hace doce años con Godlike Snake (2000, Beard Of Stars Records), la banda compuesta por Urlo (bajo, teclado y voces), Poia (guitarra y teclados) y Vita (batería) ha desarrollado una paciente pero inexorable carrera hacia la total supremacía del género, hecho que quedó constatado con el monumental Idolum (2008, Supernatural Cat). Dos años después superaron la imposibilidad lógica y parieron el aún más grande Eve (2010, Supernatural Cat), un mastodonte compacto que en tres cuartos de hora unitarios voló cabezas por doquier y les confirmó como una de las formaciones esenciales del nuevo siglo. Decididos a llevar su música a todos los rincones del planeta en 2011 se alían con el insigne sello estadounidense Neurot Recordings (cuartel general de los imprescindibles Neurosis y hogar de luminarias como A Storm Of Light, U.S. Christmas, Amenra o Made Out Of Babies) con la ambiciosa idea de editar un doble álbum dividido en dos actos. El primero de ellos, Oro: Opus Primum (2012, Neurot Recordings), vio la luz a comienzos de año y será seguido en Septiembre por su gemelo, Oro: Opus Alter. La conquista del cosmos ha comenzado...


Por imposible que parezca Ufomammut lo han vuelto a hacer. Aunque los niveles de magnificencia en los que se mueven estos señores hacen difícil ya que podamos comparar sus álbumes en base a baremos cualitativos, lo que sorprende de Oro: Opus Primum es la nueva vuelta de tuerca que han dado a un sonido que parecía acabado. Nadie les reprocharía que se asentaran en una propuesta de la cual poseen patente y que tan grandes les ha hecho, pero inmunes a las inercias acomodaticias el trío ha decidido ir un paso más allá y parir su obra más ambiciosa hasta la fecha. Por encima del hecho de que estamos ante un doble álbum (algo que siempre tiene sus riesgos en cuanto a cohesión y mantenimiento del nivel durante un metraje tan dilatado) lo verdaderamente osado es la idea que late tras las ciclópeas notas que componen el disco. Con la clara intención de traspasar todas las fronteras conocidas, los Ufomammut más aventureros hasta la fecha han dado forma a un trabajo donde las atmósferas y la psicodelia de magnitud cósmica se anteponen al mero hipnotismo por repetición de riffs. Catártico, sobrenatural y de una profundidad por momentos aterradora, Oro: Opus Primum ataca directamente a nuestro subconsciente, ese que bulle y se esconde de nuestro raciocinio mientras mira a las estrellas presa de la fascinación... y el miedo. Guiñando un ojo con superioridad al universo post al mismo tiempo que abrazando los postulados de voceros de la libertad creativa como los seminales Guru Guru o Amon Düül, el trío empapa la amalgama con unos riffs de densidad ultramundana que harían estremecer a grupos como YOB, añadiendo de propina unas atmósferas que elevan el conjunto a un auténtico diálogo entre furibundas deidades galácticas. La descomunal "intro" Empireum, un angelito de casi 14 minutos de duración, la hubiera firmado el mismísimo John Carpenter para una de sus películas, y lejos de obrar como simple introducción al álbum consigue elevar el pulso cardíaco del oyente a un nivel de intensidad y frecuencia propicios para enfrentarse a lo que está por venir...Porque acto seguido llega la devastadora embestida que es Aureum con una combinación de riffs plúmbeos y tectónicos y voces de otras dimensiones capaz de hacerse mear en los pantalones al Increíble Hulk. Inmisericordes. Infearnatural nos muestra la cara del Maligno, la verdadera, una maraña de riffs, gravedad sonora, hipnotismo percutivo, sintetizadores enfermos y voces que susurran directamente desde planos de existencia lovecraftianos. Puro deleite malsano y uno de los puntos álgidos del disco. El siguiente acto del álbum, Magickon, nos devuelve el protagonismo de los sintetizadores en otro ejercicio de evocación que haría las delicias del maestro Carpenter. Se trata de uno de los temas más ambientales que jamás hayan compuesto Ufomammut, hasta que Poia rasga las cuerdas y nuestras cabezas explotan en dirección a la Zona Negativa. Calificar la canción de catártica sería quedarse corto. Enlazando con Magickon y en línea con su segunda parte nos llega la final Mindomine, compendio de todas las armas de los italianos y que terminará de arrodillarte con su mixtura de atmósferas, sintetizadores, riffs con mayúsculas y un Urlo que canta desde algún lugar más allá de la Vía Lactea. Si a todo ello le sumamos una de las producciones más gordas por las que jamás hayan optado Ufomammut, nos encontramos ante una aterradora maravilla como ver morir el planeta a manos de Galactus. Si por sí solo ya es candidato a mejor disco del año, como Opus: Alter esté a este nivel podemos hablar de una de las obras esenciales de esta década. Así de clarito.


Uro: Opus Primum nos habla de la creatividad insaciable de una banda, Ufomammut, que vive instalada en la élite del doom internacional, esa en la que una vez residieron combos como Sleep o Electric Wizard y que actualmente es hogar de imprescindibles como OM o YOB. Ultramundano y de unas dimensiones sonoras casi inabarcables, estamos ante la mitad de una obra que puede marcar época.




12 comentarios:

sch1z0phr3n1a dijo...

Gran trabajo el nuevo de los italianos, aunque hay que darle un par de escuchas primero, no es un disco fácil de catar de buenas a primeras como todos los de su discografía, pero una vez que lo tienes no hay forma de desengancharse

J.M.B. dijo...

Monumental. me lo pille en cuanto salio y me ha estado acompañando desde entonces en el ipod, en casa, en el coche... en todos los sitios. Les vi en directo con Moho hace un par de años, me impresionaron muchisimo. Acjonantes.

Saludos

Anónimo dijo...

Es bueno o es una perdida de tiempo como Eve?

Cthulhu dijo...

sch1z0fr3n1a: efectivamente, los discos de Ufomammut precisan de tiempo para ir revelando sus secretos, jeje Es el hecho de que me haya tomado mi tiempo en la reseña... Un saludo y gracias por comentar!

J.M.B: te lo pillaste en vinilo? Merece la pena le edición? Yo supongo que me lo pillaré tarde o temprano, pero es por saber. Un saludo!

Anónimo: En la crítica queda clara mi pasión por este disco. Respecto a Eve no te puedo ser de ayuda, a mí me parece soberbio! Un saludo, y muchas gracias por comentar!

Anónimo dijo...

Bueno, le voy a dar una oportunidad, el anterior no me pareció muy bueno, y Eve me pareció francamente aburridísimo, pero como Idolum y Lucifer Songs son tan buenos, les sigo dando oportunidades... Esperemos que hayan dejado la pretenciosidad de lado y vuelvan a las buenas épocas.

Lapu dijo...

Este Opus Primum me parece muy aburrido y monótono. Con Eve ya empezaron a enseñar la patita y aquí han puesto la almohada por completo. Por otra parte, ya he podido escuchar (una vez) el Opus Alter y me parece otra cosa. Sin llegar a los niveles de genialidad que atesoraban del "Idolum" hacia atrás, es una segunda parte muy digna, con más matices, más rápida, rítmica y amena.

Cthulhu dijo...

Lapu: al final depende mucho de gustos... Los referentes de Ufomammut han cambiado, o más bien el peso que tienen en su propuesta. Si antes era una banda para fans del doom y el stoner, ahora son principalmente una banda de psicodelia pesada con mucha experimentación, lo que les acerca mucho a los grupos míticos de krautrock. Para mí lo mejor y más y personal que han hecho ha sido a partir del Idolum, lo de antes era disfrutable pero más "genérico". Pero como digo, depende bastante de las preferencias personales... Respecto al Opus Alter entiendo que te guste más, porque es bastante más enérgico y "directo". Yo todavía estoy por la tercera escucha, así que todavía me reservo, pero pinta muy bien.

Lapu dijo...

Sin duda. Todo va por gustos y está claro que yo prefiero eso más "genérico" para Ufomammut. El kautrock no me va y la psicodelia me gusta mucho cuando coquetea con el stoner o el prog. Lo que pasa es que muchas veces no entiendo cómo algo que a mí me parece soso puede gustar a otra persona y me sale la vena indignator.

Por cierto, no lo he dicho, es la primera vez que escribo un comentario pero llevo bastante tiempo leyendo este blog, por el cual te doy la enhorabuena porque me ha servido para descubrir novedades o leer comentarios (a veces coincidentes, a veces opuestos) sobre discos que he escuchado.

Como último apunte y si me lo permites, me gustaría decir que echo en falta alguna crítica negativa. Todos los discos que sacas son la puta octava maravilla del universo matrícula de honor... y me gustaría verte en alguna ocasión hablando pestes sobre algún trabajo que te haya decepcionado o te haya dejado indiferente. Claro que tiene más sustancia recomendar cosas que le gustan a uno, pero una buena crítica negativa también ayudaría, al menos a mí.

Un saludo y ya que he abierto la caja, me animaré a comentar más veces.

Cthulhu dijo...

Jejeje Entiendo lo que dices, pero al final no queda otra que comprender que hay cosas que uno no traga que a otros les parece la rehostia. Yo hay muchas bandas de esas "intocables" con las que no puedo ni a tiros.

Respecto a las reseñas sólo puedo decir lo que siempre hago, y es que el blog es un espacio de recomendaciones,no de críticas. ¿La razón? Varias. La primera que escribir cada una me lleva un tiempo (que no me sobra,jeje) y no me apetece tirármelo hablando mal del curro de nadie. La segunda es que me cuesta mucho redactar algo que no me salga del corazón, y las críticas negativas me saldrían del frío cerebro (no suele haber discos que me indignen tanto). La tercera, que también tiene que ver con el tiempo, es que si meto críticas de discos que no me convencen le quitaría espacio a los que sí, y ya suficientemente apretado me veo a fin de año para cubrir todo lo que me mola como para petarlo más. En proceso estoy de abrir una página web junto a algunos colaboradores, y ahí puede que haya cabida para un espectro más amplio de análisis, pero aquí en los Ecos no...

Me alegra que el blog te haya sido útil, y de verdad apreciaría mucho que siguieras compartiendo aquí tus impresiones, tanto de las reseñas como de los discos. Sean buenas o malas, faltaría más!

Un saludo!!

Anónimo dijo...

Bueno, creo que Lapu dio en el clavo. No es Idolum ni Lucifer songs, pero por lo menos no me duermo escuchándolo como con EVE o el otro. Me pregunto si se los comió la pretenciosidad definitivamente o alguna vez volverán a ese estilo oscuro de película de clase B casi gracioso que tenían y que los convertía en una banda con una propuesta propia y no en una banda más de sludge/psicodelia/doom/lo que sea. Ugh, odio las etiquetas musicales.

Cthulhu dijo...

Anónimo: ¿Consideras que Ufomammut ahora son una banda más? Puedo entender que prefieras lo que hacían antes, pero era ahí cuando se les podía etiquetar de stoner doom, con referentes claros como Sleep. Dime una banda, sólo una, con la que les puedas emparentar directamente en su etapa actual más allá de formalismos como la gordura de sus riffs. No creo que se pueda... Sobre la pretenciosidad, creo que a veces tenemos que darnos cuenta de que hablamos de bandas sumidas en el más absoluto underground y orgullosas de ello. Hagan lo que hagan no se van a comer un cagarro, por lo que creo que su evolución se debe a que simplemente se lo pide el cuerpo.

Gracias por comentar, y más para poder debatir en profundidad sobre estos temas. Un saludo!

Karba dijo...

Llego tarde, pero llego. Muy interesante el debate abierto respecto a este grupo, así que aporto mi granito de arena. Desconozco la discografía anterior a IDOLUM, pero he de decir que EVE me parece un monumento. No me parece negativo tampoco que se relacionen sus obras con la palabra "sueño", ya que en especial EVE me parece una invitación al trance hipnótico como pocas de han escuchado. Únicos en su sonido y en la libertad con la que se mueven, desde luego no es un grupo que se caracterice por su inmediatez, pero precisamente ese misterio es lo que los hacen tan grandes. Generalmente necesito meses para asimilar cada una de sus propuestas, así que me preparo ya para este OPUS PRIMUM.
Por cierto amigo Insondable, ya está por ahí disponible su siamés, vaya año creativo para los italianos.
Un cósmico saludo.