Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

martes, 23 de marzo de 2010

WETNURSE - Invisible City (2008)



Un poco despistadillo he andado estos días, aunque la verdad que ganas tenía ya de volver por estos lares con nuevo material. Pensando en qué trabajo me apetecía colgar y comentar, en seguida me vino a la mente la deuda que tenía con este grupazo neoyorquino, y más teniendo en cuenta que se trata de una banda injustamente ignorada. Formados a principios de década, su alma mater, el batería Curran Reynolds es toda una institución dentro del movimiento post-hardcore/noise de Nueva York, y famoso por ser el organizador de las Precious Metal, eventos que anualmente dan a conocer bandas aún desconocidas e interesantes dentro del panorama de la Costa Este. En 2004 lanzan su álbum homónimo de debut, que sedujo a la crítica y que se esparció como la pólvora gracias al boca a boca. Muy influenciados por la explosión de bandas de hardcore/metal experimental de finales de los noventa (Converge, Botch, The Dillinger Escape Plan), Wetnurse imprimían a sus desquiciados temas unas influencias del rock/metal clásico que hacían de su sonido algo tremendamente personal. El quinteto, completado por Gene Fowler a las voces, Greg Kramer y Garett Bussanick a las guitarras, y Ryan Jones en el bajo, edita cuatro años después la continuación de su debut, este Invisible City que tenemos entre manos. Dando un enorme paso hacia adelante y puliendo su propuesta hasta hacer de ella algo único, con Invisible City consiguieron entrar en ese selecto grupo de dioses del underground neoyorquino en el que se encuentran intocables de la talla de Krallice, Tombs o Behold... The Arctopus. Si bien es cierto que no llegaron a alcanzar la fama y reconocimiento de los citados, también lo es que por calidad Invisible City no tiene nada que envidiar a los álbumes de dichos combos, y puede mirar a la cara a cualquiera de aquellos discos de referencia de finales de la década pasada. Porque os lo aseguro, este Invisible City os hará disfrutar como el We Are The Romans (Botch) o Calculating Infinity (The Dillinger Escape Plan).

Todo en el álbum te sorprenderá de principio a fin, y muchos son los diversos elementos con los que el quinteto juega para provocar esta sensación en el oyente. El comienzo acústico de la inicial Conversations With The Moon es un ejemplo de ello. Unos segundos de paz que rápidamente se ven rotos por un asalto sónico en la línea de bandas seminales del hardcore/metal como Earth Crisis. Y cuando piensas que les tienes pillado el truco, te vuelven a descolocar con unos jugueteos con el progresivo alucinantes. Riffs de reminiscencias clásicas, solacos a toda velocidad que firmaría cualquier hacha de speed metal, pinceladas de rock alternativo, ecos jazzísticos... Lo increíble es la pasmosa naturalidad con la que todo está integrado en el sonido de Wetnurse. Donde The Dillinger Escape Plan se asemejaban a un tornado que te lanzaba a la cabeza mil objetos diferentes a la cabeza hasta dejarte noqueado, Wetnurse optaban por transformarse en un coloso de infinitas tonalidades que se te abalanza a toda velocidad destruyendo todo a su paso mientras tu permaneces inmóvil, pasmado ante el brillo hipnótico de su música. De verdad que nunca en mi vida me he enfrentado a una banda de tan marcada impronta hardcore, pero que a la vez pudiera dar verdaderas lecciones de como cascarse una jam rockera a los mismísimos Gov't Mule. ¿No me creeis? Pues escucharos los casi 12 minutos de la final Slow Your Spell, Miss Hell, y me comentáis. Un ejercicio de libertad creativa que habla de las pocas fronteras que las mentes de estos cinco tíos tienen levantadas a su alrededor. Fusión con palabras mayúsculas, no de esa que se limita a coger ladrillos diferentes y unirlos con dos golpes de argamasa barata. Aquí la función de los diferentes materiales es aportar la mayor consistencia posible a un edificio único, imponente, inexpugnable, una de las mayores obras de arquitectura sonora del comienzo de siglo. La voz de Gene Fowler desgarra el velo que sus compañeros con tanto esmero tejen a base de gruñidos que tan fácil van del hardcore puro al death metal más brutal, para que no olvides que en todo momento Wetnurse van a por tu garganta, sin piedad. Pero en este aspecto volvemos a sorprendernos, y en Missing Lion Returns, nos quedamos boquiabiertos al ver entrar la preciosa voz de Stephanie Gravelle (conocida por sus proyectos de difusión de la cultura musical en los barrios más desfavorecidos de Nueva York). Y es que con Wetnurse uno no puede dar nada por sentado, y que siga muchos años asi. Dejo que el resto de la valoración del álbum corra a cargo de vuestros oídos, porque los míos hace tiempo que se rindieron a este impresionante trabajo, al que vuelvo una y otra vez, y siempre quedo extasiado.

Una maravilla, y más en una época en la que la palabra originalidad cada vez se acerca más al museo donde van a morir las palabras anacrónicas. Una obra maestra, en un mundo donde la libertad creativa se arrastra por el fango de una sociedad que se devora a sí misma pensando que come carne de algún animal exótico.

4 comentarios:

Alexcore dijo...

Al parecer has vuelto con ganas y por todo lo alto, je je je , con las referencias que nombras me parece mentira no haber ni siquiera oído hablar de ellos, cuestabajo... YA!!!

josu dijo...

Que buena pinta tiene este disco. Gran blog y gracias por los descubrimientos (black pyramid, jucifer, scott h. biram,......).

Que la musica te guie

Cthulhu dijo...

Gracias Josu, y no hay de qué! Esto es recíproco, que sería de mi sin los blogs y páginas donde descubrí a esos grupos!

De todos modos, muchas gracias! :)

Soulkiller dijo...

Dios mío, menuda monstruosidad de disco. Todos los temas son aplastantes y demoledores, pero los que más me han noqueado son Life At Stake y Missing Lion Returns (ese codo a codo entre Stephanie Gravelle y Gene Fowler es inmenso). Gracias por tremebundo descubrimiento.

Un saludo.