Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

viernes, 5 de marzo de 2010

AIRBOURNE - No Guts, No Glory (2010)



  1. Born To Kill
  2. No Way But The Hard Way
  3. Blonde, Bad And Beautiful
  4. Raise The Flag
  5. Bottom Of The Well
  6. White Line Fever
  7. It Ain't Over Til It's Over
  8. Steel Town
  9. Chewin The Fat
  10. Get Busy Livin'
  11. Armed & Dangerous
  12. Overdrive
  13. Back On The Bottle
De vuelta ya de unas ansiadas y maravillosas minivacaciones, y con enormes ganas de volver a escribir sobre música, me he decidido a hacerlo sobre uno de los discos más esperados de este 2010, y que no es otro que el segundo largo de los australianos Airbourne. Enormes eran las ganas de oir este No Guts, No Glory, y más teniendo en cuenta la convulsión (patada en el culo diría yo) que supuso su debut Runnin' Wild en 2007. Aquel era (y es) todo un discazo, que comprimía en once pepinacos todo lo que de grande tiene el rock'n roll, pero elevado a la enésima potencia. Leí en algún sitio, y lo apoyo al 100%, que ese álbum era el mejor disco de AC/DC desde el Back in Black. Yo soy más atrevido, y afirmo que no es inferior a ninguna obra maestra de las que parieron sus "hermanos mayores". Y es que Runnin' Wild era perfecto, sin fisuras, un puñetazo en la cara que en menos de 40 minutos te levantaba de la silla y te obligaba a menear las crines con el puño en alto sin darte un solo segundo de respiro. Evidentemente hubo quien les criticó por parecerse demasiado a AC/DC, por no inventar nada, etc. Argumentos vacíos cuando de rock'n roll se trata, un género que solo entiende de actitud, sudor, energía, y temazos. Y de eso este joven cuarteto anda sobradísimo. Muy poquitas bandas, además, son capaces de desplegar un directo tan incendiario como Airbourne. Incluso ellos han llegado a afirmar que no saben cuanto tiempo más podrán mantener ese nivel de derroche físico sobre las tablas. Yo que tuve el placer de verles hace dos años en el Kobetasonik (y espero repetir este año en el Azkena Rock) doy fe de ello, así como de mis agujetas al día siguiente... Por cierto, también hay que añadir que los comentarios acerca de sus similitudes con AC/DC son bastante simplones por incompletos. Es indudable que esa influencia es más que palpable, pero también lo son, sobre todo en sus temas más rápidos, las de otras bandas capitales dentro del hard rock como Rose Tattoo, Ted Nugent o incluso Motorhead (Lemmy es un gran admirador de la banda, e incluso apareció en el videoclip del tema Runnin' Wild).

Y dejando de divagar e ir por las ramas, es momento de centrarse en este No Guts, No Glory. Tras no poder parar de escucharlo durante un par de días (literalmente, porque me lo habré merendado ya una docena de veces), he de decir que Airbourne han vuelto a parir un nuevo discazo. No alcanza la perfección de Runnin'Wild, he de aclarar, pero es que aquel era uno de esos discos que marcan la carrera de una banda y que dificilmente puede volver a repetirse. Pero este álbum posee argumentos propios como para erigirse uno de los mejores discos de rock del año, así de clarito. Que nadie espere sorpresas, No Guts No Glory sigue al milímetro la línea abierta con su anterior trabajo. Es decir, rock'n roll del de toda la vida, rápido, sucio y enormemente pegadizo, con unos coros peta-estadios increíbles.. Su comienzo es ya directamente matador. Esa concatenación de temazos compuesto por Born To Kill (matador...), No Way But The Hard Way (elegido como primer single y toda una declaración de intenciones), la socarrona Blonde, Bad And Beautiful y la macarra Raise The Flag pueden tirar de la silla hasta al oyente más escéptico. Joel O'Keefe se reafirma como uno de los frontman más grandes del panorama actual, y tanto sus guitarreos como sus poses y actitud están al alcance de muy poquitos sobre esta bola de barro que llamamos planeta. Su temática se ajusta también a lo que uno espera de un disco de estas características. O sea que quien busque profundidad y filosofía que se largue a escuchar el nuevo de Porcupine Tree. Aquí solo tiene cabida el rock'n roll, el alcohol, las fiestacas gordas y la búsqueda del roce con el esquivo sexo opuesto. Y la verdad que se agradece en un panorama dominado por las poses afectadas y los ceños fruncidos. Podría continuar diseccionando temas, pero lo considero una futilidad a causa de lo compacto de todo el álbum. Sólo puedo quitarme el sombrero ante esta fantástica continuación, otra piedra más en la carrera de una banda que merece comerse el mundo y bañarlo en cerveza.

Lo dicho, que vais a disfrutar como perracos con No Guts, No Glory mientras os abrazáis a los colegas, brindáis con las jarras en alto y gruñís improperios etílicos a incautas féminas que huirán de vosotros como de la peste,jajajaj.

Nota: 8,75/10



AIRBOURNE - No Guts, No Glory

MySpace



PD: y de regalo para todos aquellos marcianos que aún no lo hayan escuchado, os cuelgo su anterior trabajo, Runnin'Wild. Disfrutadlo!

6 comentarios:

Magli dijo...

bajandolo ya mismo!!!!!
mil gracias men!

Franz dijo...

excelente man,,,,he estado esperando el cd para bajarlo gracias... solo comentar que esta gran banda sera el proximo boom del hard rock mundial salu2 Franz

Edu163 dijo...

la verdad es que si que es un discazo.

llevo unos dias escuchándolo, y hace una semana no podia quitarme de la cabeza la de "No way, but the hard way". la de born to kill tambien es muy pegadiza, steel town sta muy bien tambien....nose, eske es un diskazo en toda regla

buen análisis ;)

Inu dijo...

gracias man!!!!

te dejaria puntos pero soy nuevo y esto no es taringa XD

Javi dijo...

Muchas gracias, el disco está de P.M. y no paro de ponerlo.

Soulkiller dijo...

Pues suena de puta madre lo nuevo de éstos, aunque he notado que han soltado un poco el acelerador respecto al anterior (salvo excepciones como Armed & Dangerous, vaya arranque que pega al final del tema), pero no deja de ser un disco para ponerte a hacer el garrulo por ahí. Airbourne, a pesar de ser perseguidos por su comparación con AC/DC (que, siendo sinceros, son un calco de éstos), mantienen un cierto toque de personalidad dentro de este sonido tan familiar. Y eso, junto con la energía que desprenden, es motivo suficiente para disfrutarlos.

Saludos.