Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

domingo, 10 de enero de 2010

LYKATHEA AFLAME - Elvenefris (2000)

  1. Land Where Sympathy Is Air
  2. To Become Shelter And Salvation
  3. Bringer Of Elvenfris Flame
  4. Flowering Entities
  5. To Give
  6. On The Way Home
  7. Shine Of Consolation
  8. Sadness And Strenght
  9. A Step Closer
  10. An Old Man And A Child
  11. Walking In The Garden Of Ma'at
El mejor álbum que he escuchado en mi puta vida, y el que me enseñó que la música más extrema puede transmitir espiritualidad a raudales. ¿Exagerado? Para mi no, y de verdad este disco, el único en la carrera de la banda, me marcó profundamente. Lykathea Aflame provienen de la República Checa, y dos de sus miembros militaron anteriormente en la banda de death Appaling Spawn. Una vez disuelta dicha banda, y con la crucial entrada en el grupo del batería Tomás Corn (Garbage Disposal), deciden renombrar sus esfuerzos creativos bajo el nuevo nombre de Lykathea Aflame. La salida de Elvenefris pasó desapercibida en su momento, en gran parte debido a problemas de distribución, pero con el tiempo se ha convertido en obra de culto y pilar indiscutible dentro del death metal más experimental. Intenten conseguir una copia del álbum en el mercado y ya me contarán los precios a los que se cotiza, en el caso de que consigan encontrar a alguien que quiera ponerlo a la venta.

Buf, ahora viene lo complicado. Intentar describir a qué suenan estos tíos. A ver, todo de sopetón. Intentad imaginaros trallazos de technical brutal death a lo Nile, grindcore ultraveloz (Cryptopsy), teclados, voces limpias, riffs de guitarras con claras influencias de Oriente Medio y Europa del Este, pasajes atmosféricos y una clara vocación y sensibilidad hacia lo progresivo. Difícil de imaginar, no? Pues Lykathea Aflame jugaron aquí con todos estos elementos y parieron una jodida obra maestra. Ya la inicial Land Where Sympathy Is Air nos da una muestra de su propuesta, y en cinco minutos y medio escuchamos guitarras de melodías egipcias que se ven interrumpidas por cambios de ritmos constantes cercanos al death/thrash metal y voces guturales, y que cuando parece nos van a reventar los tímpanos, cesan abruptamente ante la entrada maravillosa del teclado. Pues intenten asimilar esto y extrapolarlo a los 72 minutos de duración de Elvenefris. Aunque no sería del todo apropiado, porque el torrente creativo no se para en esas pinceladas, y podremos ver a la banda añadiendo muchos más elementos, como escarceos con el gótico, el grindcore, o incluso el pop. Si, han oido bien. Y si no me creen, ahí están las guitarras de On The Way Home para corroborarlo. Es imposible escuchar por primera vez este álbum y no tener que recoger la mandíbula del suelo cada dos por tres. Y ya cuando crees que no te pueden sorprender más, cierran el álbum con los 11 minutos de Walking In The Garden Of Ma'at, una instrumental de teclado simplemente maravillosa. Todo esto se cimenta, además de por el genio creativo de estos tres checos, en una técnica individual que roza lo sobrehumano, en especial Tomás Corn. Sinceramente no conozco (o no he oido aún) a ningún batería que se acerque a las cualidades de este hombre. Y ya no es sólo por su velocidad, que es apabullante, sino porque demuestra una creatividad con las baquetas inédita dentro del mundo del metal. Para quitarse el sombrero. Otro aspecto que les diferencia del resto de bandas de death metal son sus letras, ya que están llenas de positivismo y espiritualidad, algo tremendamente inusual en un mundillo lleno de rabia y fascinación por lo mórbido y oscuro. El caso de Lykathea Aflame es el de esas bandas que cada cierto tiempo aparecen en escena y sorprenden al mundo por desplegar un sonido único y completamente novedoso. Algunas crean escuela, otras son demasiado complicadas de emular, pero todas ellas marcan una época. Hablo de Black Sabbath, de Pink Floyd, de Opeth, de Faith No More, de Minor Threat. Pues bien, Lykathea Aflame entraron con su único disco en ese selecto grupo. Comentar que la banda no se ha disuelto, pero ha cambiado su nombre y ahora se llaman simplemente Lykathé. Debido a problemas graves en uno de los pies de Tomás Corn, no han podido sacar la continuación de Elvenefris en todo este tiempo, aunque en declaraciones del mismo Corn el pasado Noviembre, parece haber recuperado la salud y el trabajo de preparación del nuevo álbum ya ha comenzado. No podría haber una mejor noticia.

Una obra maestra que pasó inmediatamente a la historia del metal. Un álbum único y especial. Un secreto que debe ser difundido a gritos.

12 comentarios:

Alexcore dijo...

Creo que te ha podido la pasión, ja ja ja... No tenía ninguna info de esta banda y me he quedado boquiabierto solo de leer la reseña, vamos a ver si son para tanto como dices...

Magli dijo...

hostia!
Son totalmente desconocidos para mi, lo descargo ya para ver que tal

Cthulhu dijo...

jajaja, si, puse mucha pasión en la reseña. Pero de verdad que es un discazo, y con el tiempo se ha convertido en obra de culto venerada por muchos deathmetaleros.

Espero que la disfrutéis!

Karba dijo...

Con esta reseña, imposible no catarlo, claro...

Anónimo dijo...

eh oido buenos comentarios acerca de la banda pero solo eh oido una o dos de sus rolas veamos ke tal estan

Lord Teoretic dijo...

Sin duda es una de las mejores bandas en todo el mundo.

Yo los encontré como una versión contestataria a Opeth, quienes ya se han vuelto muy repetitivos y saturados, han decaído mucho.

Lykathea Aflame es de lo mejor dentro del Metal.

Tu reseña es muy buena, y me informó de datos que desconocía de la banda.

¿Cómo conseguiste su disco?

Acá en México quién sabe si lo encuentre algún día, por el momento sólo hay que conformarse con la descarga ¿verdad?

Un saludo.

Anónimo dijo...

descubrió la banda ayer? :)

Soulkiller dijo...

Grupazo del copón, un discazo que se ha ganado todos sus respetos por su originalidad y frescura dentro de un género cada vez más saturado (y mira que amo el Death), y más para la época que es. Ojalá saquen algo nuevo pronto como Lykathé.

Un saludo.

Anónimo dijo...

ademas de escuchar mucho metal, escucho musica clasica, en la cual se pueden sentir muchos momentos vigorosos que demuestran la fuerza de cada instrumento y de un momento a otro todo es paz en ese sentido podemos decir que elvenefris es lo mas cercano a la musica clasica en el metal y en el death metal, que he escuchado hasta ahora, lo mas majestuoso que he escucado en el metal...republica checa siempre sale con sorpresas

P.I.G. dijo...

Muy cierto, una de esas maravillas injustamente desconocidas pero que acaban siendo disco de culto con todo merecimiento.

Anónimo dijo...

Nadie ha pensado en "Cynic"?

Cthulhu dijo...

Razón tienes al nombrar a Cynic, aunque Lykathé son bastante más barrocos que los norteamericanos. Un saludo!