Ecos de una ciudad sumergida.

Translator / traducteur / übersetzer / traduttore...

miércoles, 15 de septiembre de 2010

POENARIAN MIST - We Are Gods (2010)



Vaya sorpresa que he tenido con este proyecto musical. Pensando estaba en reseñar el disco que hoy tenemos entre manos cuando su creador, Iván Manzano (Belial), me manda un mail interesándose por que lo colgara en Ecos de R'Lyeh. Ningún problema por mi parte (y sí un gran honor), sobre todo cuando considero que We Are Gods estará entre los mejores discos nacionales del año sin ningún resquicio de duda.

Información:
Poenarian Mist es un proyecto personal de Iván Manzano, ex-batería de Silver Fist, Westfallenpark, Muro, Crienium, y co-fundador de bandas como Crying Blood y Omission. En este proyecto da rienda suelta a su pasión por la música "oscura", sin limitaciones de estilo siempre que el resultado sea depresivo, triste y a ratos violento. Buscando un sonido premeditadamente sucio, y tras probar a grabar de diferentes modos, opta por secuenciar absolutamente todos los instrumentos. No hay discográfica ni distribuidora, ni demos o material promocional físico: toda su obra se puede conseguir en su MySpace de forma totalmente gratuita. Tampoco hay actuaciones en vivo.
Tras varios EP's y dos álbumes que pueden considerarse demos, Poenarian Mist edita de manera virtual un recopilatorio titulado El Sueño De Los Muertos para cerrar una etapa y abrir otra. En Marzo de 2010 edita via internet su tercer larga duración, We Are Gods, con un considerable cambio de sonido y abriendo las puertas hacia la experimentación.


Comentario:

Al igual que con Aiumeen Basoa (la salida de su reciente álbum) o Teitanblood, a Poenarian Mist no lo descubrí en ninguna publicación ni web del Estado español, sino a través de un post en la web Metal Storm titulado Las 50 bandas de Melancholic Black Metal que deberías conocer, y donde el proyecto de Iván Manzano se codeaba con gigantes del género (si es que el black "melancólico" existe) como Sombres Forêts, Shining, Pensées Nocturnes o Xasthur. Algo que habla de la magnitud de la música encerrada en We Are Gods y su capacidad de evocación. Comparando el álbum con el anterior material compuesto por Belial, es evidente el giro que su sonido ha dado adentrándose claramente en terrenos ambientales y de mayor experimentación, ganando por el camino muchísimos enteros en mi humilde opinión. Y es que hasta un aspecto que podría echar para atrás a priori, como es la absoluta secuenciación de los instrumentos, deviene en el álbum en todo un acierto, construyendo un andamiaje sonoro frío y distante que puede helarte el mismísimo alma. Si no me crees, escucha ese comienzo demoledor con Lamia Phutura y siente cómo la conjunción de batería supersónica, guitarras como calambrazos y teclados electrónicos diseccionan tu cerebro con la precisión de un cirujano loco. Unos teclados que son los verdaderos protagonistas de We Are Gods, alcanzando cotas belleza como hacía años que no escuchaba en otro álbum, y cuya mayor exponente es la acojonante Piece of Peace, tres minutos de fría melancolía transformada en belleza perturbadora. El resto del álbum no se queda atrás, y en Thorn somos espectadores de una cópula de genialidad minimalista entre guitarra y teclados cargada de épica y que supone otro de los puntos álgidos de We Are Gods. Winterludium es otro corte tremendamente clasicista construido alrededor de un sonido de piano esplendoroso, y que volverá a erizarte los vellos de la piel. La segunda mitad del álbum estira los minutajes de los temas y se sumerge en un helado océano de evocación buscando transitar los parajes más ambientales, aunque los fogonazos black metaleros siguen presentes, como en We Are Gods. The War Within, incluida como bonus track y el tema que cierra el álbum, es el corte más experimental del disco, con solos de guitarra, momentos de cercanía a sonidos industriales y unos instrumentos que se lanzan a la carrera compitiendo entre sí. Otro auténtico temazo convertido en salvaje orgía para los oidos.


Ya lo he comentado antes, y lo vuelvo a repetir. We Are Gods es de lo mejor que he escuchado este año, y Poenarian Mist un proyecto que en mí ha ganado un nuevo y ferviente seguidor. Amén de añadir lo de siempre: Si Belial fuera escandinavo, otro gallo cantaría...


4 comentarios:

Anónimo dijo...

pese a no ser uno de mis estilos preferidos, la creatividad de Belial me llamó la atención y aunque a mi personalmente me ha costado al principio el sonido sintético (premeditado)

ME ENCANTA POENARIAN MIST!

esperando estoy que lo que crea tenga más difusión, que bien lo merece

Karba dijo...

Pues me ha llamado la atención a priori y me ha picado la curiosidad por lo que comentas del sonido. La portada me ha parecido muy hermosa, por cierto, dentro de los cánones del género. A escuchar.

Se agradece.

Soulkiller dijo...

Sencillamente increíble. En su momento escuché algunos de sus EP's, y me chocó la capacidad de Iván en este proyecto. Glorioso el tema Lamia Phutura, y acojonantes el tema homónimo de We Are Gods y The War Within. Me encanta el viraje que va cogiendo el disco cada vez más hacia el Dark Ambient. Un disco enorme, sin duda alguna.

Un saludo.

Steelbald dijo...

Pues poco más puedo decir excepto dar las gracias de corazón. A Cthulhu por la reseña y a vosotros por los comentarios.
Iván.